Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

martes, 15 de junio de 2021

Que no estaba muerto ¡que no!



HOMO FLORESCIENSIS.

No sabía yo nada del homo floresciensis, pero leyendo la página 18 del libro "De animales a dioses" de Yuval Noah Harari me enteré de su existencia. Os voy a resumir lo que allí está escrito, porque no tiene desperdicio. Pero lo suyo es que leáis el libro, si es que no lo habéis leído.

Lo que hoy por hoy se cree es que los humanos surgieron en África Oriental por la evolución de un mono, ya muy proclive a la humanización, de una especie extinta llamada australopiteco (simio astral).

Como efecto de tal evolución aparecieron especies mitad mono mitad humano (esto último es de mi cosecha, no le vamos a echar la culpa a Don Yuval) Algunos de estos individuos dirigieron sus pasos al norte de África, a Europa y a Asia Occidental. Y dieron lugar por evolución a los neardentales, gente indudablemente humana que se tiene por una especie, que como veremos, hay dudas al respecto (también casi de mi cosecha).

A las regiones más orientales de Asia llegó, o se formó allí, el llamado Homo Erectus del que se han encontrado restos en la isla indonesia de Java, que no es un humano propiamente dicho, pero casi. Mientras que un descendiente suyo, el homo solensis, del valle del Sol, se le considera perfectamente humano.

Cuando, digamos, en todo el mundo reinaba la marea baja se instalaron en un lugar de la actual Indonesia unos humanos. Pero cuando de modo universal subió la marea aquello se transformó en una isla, que modernamente recibió el nombre de Isla de Flores, y la población quedó aislada. No debió ser fácil conseguir abundante recursos alimenticios y los humanos de mayor tamaño fueron cascando, sobreviviendo los más pequeños, que tenían menores exigencias para sobrevivir, de modo que el homo floresciensis, que se supone que medía un metro de alto y pesaba 25 kilos, quedó habitando esa isla hasta que al final parece que se extinguió.

Por nuestros andurriales vivía el neardental, que fue la especie humana prevaleciente, se dice que también se extinguió a manos del sapiens, que es la especie a la que pertenecemos.

Y ahora viene lo que yo quería deciros.

¿Son especies distinta el el sapiens, el neartental y el de Flores?

¡Tengo mis dudas!

Primero tenemos que ver qué es una especie.

Los individuos de una especie tienen descendencia fértil cuando se cruzan.

Los gorilas y los chimpancés no tienen descendencia si es que se cruzan, luego pertenecen a especies distintas.

Los caballos y los burros tienen descendencia cuando se cruzan, los mulos, pero estos no son fértiles, porque si se cruzaran no tendrían descendencia,  por lo que las de los caballos y los burros son especies distintas.

De ser especies distintas los sapiens, los neardentales y los de Flores de cruzarse no tendrían descendencia.

Pero como de neardentales y de Flores parece que no queda nadie ¡no se puede hacer el experimento!

Aunque el asunto está en saber si verdaderamente de neardentales y de Flores no queda nadie.

Lo dudo, porque veo a muchos con una cara de neardentales ¡que no se lamen!

Pudiera ser que fueran neardentales puros, porque eso es poco probable. Pero pudieran ser híbridos ¡Y de ser así quedaría demostrado que neardentales y sapiens pertenecen a la misma especie, simplemente son de razas diferentes!

Y de Flores ¿qué?

Pues ahí está la cosa. Que el otro día vino a casa una chica filipina muy pequeñita y de pronto me acordé de los humanos de Flores

¿Será una híbrida sapiens-flores con rasgos predominantes de esta segunda etnia?

Después de todo entre Filipinas y Flores hay una distancia de unos 2.300 kilómetros. Más o menos como de Madrid a Berlín, pero en aquella época se circularía mejor por el mar, con buen tiempo, y sobre todo porque no habría que hacer todo el trayecto de un tirón, sino de isla en isla y tiro porque me toca.

No le dije nada, pero es que ella habla solo en inglés y yo solo en español. Y además tengo que reconocer que es un asunto lioso. Y además no sé cómo se lo tomaría.

Aunque de ser yo el de las flores estaría encantado. Aunque para eso me sobran unos centímetros y algo más de la mitad de mis kilos..

 

 

sábado, 12 de junio de 2021

Lo cortés no quita lo valiente.

 

SER DE UN MODO Y DEL CONTRARIO.

Nací en Huelva en 1940 y me crié en esta ciudad hasta que fui a estudiar Bellas Artes a Madrid en el curso 59-60. Preparé el ingreso en Bellas Artes en el estudio de Don Manuel Gutiérrez Navas. Pintor sevillano radicado en Madrid discípulo de Don Cecilio Pla. Esto da las claves del troquel que ha determinado mi devenir como pintor, que glosaré brevemente a continuación.

Porque ser joven aspirante a pintor en ambiente tan realista es muy determinante. Lo que obliga a ir a favor del realismo o en contra de esa inercia.

Y ¿fui a favor o fui en contra?

Pues de las dos maneras, pero sin mezclar churras con merinas.

Porque en el plano público fui en contra, y en el privado a favor.

Fui  en contra porque considero que, salvo singularidades, el realismo es un terreno que está muy trillado. Porque la narrativa cuenta hoy en día con recurso fotográficos, estáticos y cinéticos, y perseverar en viejas funciones obligaría al dibujo y a la pintura a caminar por la cuneta. Por lo que me dirigí con gran determinación a la ESTÉTICA CONCRETA de configuración geométrica.  



Pero dibujar y pintar del modo como había aprendido tiene su gracia, y sigo haciéndolo en el plano privado. Porque, por ejemplo, dibujar del natural me fascina. Y tengo más de 1.500 dibujos del natural en poses de 3 minutos en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. También hice muchos dibujos en esa experiencia inolvidable de "DIBUJO MADRID" en el centro cultural medio underground "La Tabacalera". Y dibujé unas 2.000 viñetas de humor con el pseudónimo Saltés. Y del mismo tono muchos dibujos ilustrativos para este blog. Y acuarelas de flores como esta que hice en el confinamiento.



Todo esto, como digo, discurre en el plano amateur sin que entre en conflicto con el plano profesional que presenta una fisonomía más rotunda, limpia y sistemática.




miércoles, 9 de junio de 2021

30.000 veces.

30. 000 DÍAS.

Llevo vividos algo menos de 30.000 días.

Prácticamente el mismo día repetido 30.000 veces.

Intentando de nuevo cada vez vivencias que ya tengo ensayadas.

Completando procesos ya iniciados.

O iniciándolos.

O concluyéndolos.

O tropezándome de nuevo en la misma 

o en parecida piedra.

O esquivándola.

Por eso a mí los años no me dicen nada.

Me dicen los días.

Que cada uno de ellos me levanto aún de noche en el invierno y de día en el resto del año.

Y me acuesto de noche.

Y bebo y como varias veces al día.

Y hago cosas.

Y me pasan cosas.

Hasta que llegue el día en el que esa rutina diaria se interrumpa.

Pero eso ya no es asunto mío.

Y no me preocupa.

Y no me importa.

Ni tengo, como es lógico, planes para ese tiempo inexistente para mí.

O, mejor dicho,

inexistente a secas.