Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

lunes, 1 de junio de 2020

No hay que pasar malos ratos.


VECINOS.

Como estamos como estamos hablo poco con la gente y salgo poco, iba muy de tarde en tarde a comprar el pan, porque una vecina nos lo traía habitualmente, como el cuervo de San Antonio Abad que le llevaba el pan a su ermita. Y en dos ocasiones me he cruzado por la calle con otra vecina pertrechada de mascarilla, gafas y guantes con la que mantuve una breve y distante conversación. En el curso de la cual me ha dado a entender que de lo que se trata es de sobrevivir.

No asentí del todo, porque no creo que se trate principalmente de sobrevivir.

¿De qué, entonces?

Yo creo que más bien se trata de mantenerse lo más saludablemente posible.

Para sobrevivir ¿no?

Para sobrevivir o para morir. Pero saludablemente.

La clave me la dio otro vecino, pero por teléfono, hablándome de uno de sus abuelos que era listísimo aunque analfabeto, porque en aquella época remota la alfabetización era un bien escaso. Tal abuelo decía que había que morirse con salud. Y predicó con el ejemplo porque una noche se acostó como siempre y no llegó a despertarse, porque a la mañana siguiente se encontraron con que había fallecido.

Tenemos una cultura en la que la muerte asusta. Lo cual es disparatado porque todo el mundo ha de morir, fatalmente.

Mientras que no es una suerte universal padecer terribles enfermedades, por lo que no es una aspiración loca querer gozar de buena salud.

Y como enemigo declarado de la salud, física y mental, es el miedo, hay que evitar padecerlo en estado crónico. Porque el miedo tiene que ser puntual. Un mero aviso de peligro, no un cancerbero que lo tenga a uno paralizado.

En era tan enfermiza como esta hay que tratar de gozar de buena salud, no para optar a la inmortalidad, que es un propósito descabellado, sino para gozar de ella, porque es un bien en sí mismo.




martes, 19 de mayo de 2020

Centrifuguismo.



¡ESTO TIENE QUE TENER UNA EXPLICACIÓN FÁCIL!

Pues eso. Que esto tiene que tener una fácil explicación.

Porque es tan enorme. Tan evidente. Tan inoculto que no puede pasar desapercibida su propia estructura.

Porque los jugadores descubren su juego jugando.

Por aquello de que no hay peor cuña que la de la propia madera, y este nos está haciendo mucho daño, algo tienen que tener en común los virus y los humanos

De ser así ¿qué es?

El oportunismo.

¿Y cuál es la diferencia?

Que los humanos provocan la oportunidad y tras provocada la aprovechan y los virus aprovechan las oportunidades que se encuentran hechas.

Y los pobres virus se aprovechan de las pobres oportunidades que le brindan los murciélagos, los pollos, los cerdos y así van tirando.

Pero si consiguen meterse en los grandes fabricantes y explotadores de oportunidades...

¡Tenemos la que tenemos!

La humanidad se ha especializado en lo gigantesco, lo grandioso, lo macroscópico, lo enorme que provoca la concentración.

Antes la humanidad estaba dispersa, en pequeñas poblaciones que fueron abandonándose y se concentró en grandes urbes. Con grandes centros de producción y grandes centros comerciales. La actividad de la población se centró en trabajar y en consumir, de modo totalmente pasivo. Trabajando en tareas preestablecidas y consumiendo pasivamente según planes preestablecidos. La iniciativa personal reducida al mínimo y sujetas a las ordenes de las minorías pensantes...

El resultado es aparentemente óptimo.

Verdaderamente pésimo.

A la vista está.

Sirviendo esta humanidad de pasto incondicional a una población de virus infinitamente pequeños. Y pasan los meses, se acumulan los muertos y seguimos inermes ante esta terrible plaga. Encerrados como conejos como único recurso de supervivencia...

Hasta que se invente una vacuna y una medicación adecuada y se domeñe este virus...

¡Y asunto concluido!

Pues no.

Porque vendrá otro virus que hará otro tanto...Y luego otro...Y luego otro...

¡Qué pesimismo!

Pues no. Qué realismo.

Porque la única solución que cabe es la dispersión.

Volver a los pueblos vaciados. Trabajar y holgar en ellos.

Y las grandes ciudades dejarlas para lo que sirven. Para ser parques temáticos a los que acudan de vez en cuando. Muy de vez en cuando los habitantes de las ciudades medianas, de los pueblos y de las aldeas.

En nuestro país hay cincuenta provincias con más de cincuenta capitales y ciudades grandes y muchos pueblos pequeños, muchos de ellos encantadores. No es solo Madrid y Barcelona con sus áreas metropolitanas.

Dediquemos los esfuerzos en dispersar no en concentrar, porque la hipeconcentración conduce al desastre.

Si es que no lo vemos es que estamos ciegos.




domingo, 17 de mayo de 2020

Ya lo dijo Don José.


LAS EDADES DEL HOMBRE.

Me pasa lo que a Pati Bravo, que no tengo edad.

Nunca la he tenido.

Mis recuerdos infantiles no son de un niño.

Sino míos.

Ni los juveniles de un joven.

Sino míos.

Ni los de adulto de un adulto

Sino míos.

Y mis vivencias actuales no son las de un viejo.

Son las mías.

Y, desde luego, mi vida no está condicionada por la perspectiva de la muerte.

Perspectiva que ha existido siempre.

Porque mi vida es mía y mi muerte no lo es. No me afecta a mí.

Hay un momento ignoto en el que nace uno.

Como hay otro, igualmente ignoto en el que uno muere.

Antes y después de esos momentos no está uno y nada de lo que ocurra le confiere a uno.

Porque la existencia se compone de dos elementos:

Uno mismo y todo lo demás.

Por eso cuando vienen con la cantinela, con buenas, malas, ni buenas ni malas, intenciones apretándole a uno para que haga o deje de hacer lo que sea, sonrío...

y hago lo que me dé la gana.

O mejor dicho:

Hago lo que mi conciencia me dice que tengo que hacer.

Si puedo, claro.



sábado, 16 de mayo de 2020

La que nos ha caido.



LA PLAGA DE LOS VIRTUOSOS

Las epidemias son azotes de la humanidad y quieras o no son castigos divinos por pecados humanos.

Desde una mentalidad laica eso no tiene sentido, pero la laicidad convive con la religiosidad, es innegable, y se producen transferencias, que son metafóricas, pero transferencias al fin y al cabo.

Y desde luego el SIDA, que es una de las más recientes plagas, tiene innegablemente esa connotación de castigo divino a los pecadores por antonomasia, los sexuales, y más aún los homosexsuales.

Y al ser de transmisión sexual triunfaron los condones como remedio adecuado.

Pero este al transmitirse por las vías respiratorias requieren una especie de condones faciales que son la mascarillas. Pero claro como se lleva uno las manos a la cara pues hay que estar lavándose continuamente, por lo que seguramente lo más adecuado será el condón total.

Pero esta epidemia del COVID 19 es universal, con lo que ha alcanzado el rango de pandemia,  es muchísimo más feroz que aquella y se cierne sobre los virtuosos, o eso parece.

Pero claro la lujuria es el primero de los pecados capitales, pero no es el único, porque hay seis más, ya que los pecados capitales son siete.

Los otros seis son gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia.

A lo mejor este terrible castigo se corresponde con un pack de esa media docena de pecados capitales restantes ¿no?

¡Hay que echarle una pensada!

Porque al atacar con tal saña a todo el mundo es de suponer que unos por otros abarquen todo el espectro pecador.

Y los pagaches principales de este estropicio son los más viejos.

¡Claro!

Los que durante más tiempo han debido estar pecando...

¡Y no se van a ir de rositas!




jueves, 14 de mayo de 2020

Rodeados.



¿HASTA CUÁNDO CON ESTE MÉTODO?

Llevamos dos meses de confinamiento y el Gobierno anuncia que propondrá una nueva prórroga, ahora de un mes. Y me pregunto ¿Hasta cuándo?

No lo digo por mí.

Porque soy viejo y pienso seguir confinado lo que haga falta. Porque mientras no haya vacuna, ni gama globulina, ni medicamentos específicos y sabiendo como sé cómo se las gasta el "bicho" con los viejos, no pienso bajar la guardia.

Aparte de que estoy dabutimente encerrado en esta jaula verde, con plantitas fuera de casa y pintando cuadritos dentro, porque a mí se me da muy bien ilustrar  soledades.

Lo digo porque tener el país empantanado ¡no lo veo!

No parece que sea un virus el que nos haya atacado, más bien parece que nos haya atacado el curare.

Y como ya hace tiempo que Gobierno y Oposición han desenterrado el hacha de guerra y enterrado la pipa de la paz aceptada al principio de la crisis pues esto se está poniendo muy sofocante.

La consigna parece que es que mientras que el virus no afloje nosotros no aflojamos. Considerando que "nosotros" somos uno grande y libre.

Pero es que no somos uno.

Porque somos por lo menos somos dos.

Los mayores y lo menores de 70 años.

Ya lo decía hace dos posts. http://salterio.blogspot.com/2020/05/vayamos-por-partes.html Que según la prensa el 86% de los muertos eran mayores de 70 años. Mientras que los menores de 70 años eran solo el 14%.

Ya decía entonces que además de criterios geográficos habría que tener en cuenta criterios cronológicos. De modo que parece de cajón que a los mayores de 70 habría que mantenerlos con mayor protección, y con mayor confinamiento, y a los menores con menor confinamiento porque ello no comportaría menor protección.

Sobre esto no he oído ni una palabra

¡Cómo es posible!

Creo que se confunden las cosas.

El confinamiento no es un recurso terapéutico.

Tenía como única finalidad descongestionar los hospitales y los recursos sanitarios para que no se tuviera que escoger, por ejemplo, entre los pacientes con acceso al respirador o a la cremación, como se sospecha o se malicia que se vieron obligados a hacer en el pico de la crisis.

Los recursos terapéuticos son las vacunas, las "gamaglobulinas" y los medicamentos específicos. Y aunque a estas alturas se debe haber aprendido mucho de cómo burlar a este "bicho" aún no se dispone de un arma para combatirlo eficazmente.

Y parece claro que si se mantiene protegida y confinada a la población de la que se ha demostrado su vulnerabilidad ya que ha acaparado el 86 % de las muertes, que además se corresponde con la población jubilada sin influencia laboral en la sociedad, se puede dejar más libre, aunque protegida con mascarillas y geles a la población más indemne, puesto que le ha afectado sólo el 14% de las muertes.

Porque parece claro que la asistencia del sistema sanitario y los recursos hospitalarios serían suficientes para atender a la población infantil, juvenil y de edad laboral hasta encontrar antídotos específicos a esta terrible plaga.

Aunque parece que la opción de la autoridad competente sea decretar "cadena perpetua" universal mientras que no se encuentre una vacuna o un remedio, no me parece la única ni la mejor de la soluciones posibles...

¡Hay que estrujarse un poco más el coco!




martes, 12 de mayo de 2020

Sombras chinescas.



EN HORROR DE MULTITUDES.

Entre el cero y el infinito, parece que se prefiere el infinito.

Lo cual resulta de lo más propicio al COBI 19, ente próximo al cero,

para multiplicarse hasta el infinito.

Mientras que la gente se precipita escandalosamente al cero.

Casi nadie por la calle

y los pocos que hay

enmascarados

como sombras seguidos de su propia sombra.

Todo está pensado para la infinitud.

Los enormes aeropuertos con sus enormes aeronaves repletas de gente encajadas con calzador.

Los enormes puertos con sus enormes cargueros repletos de enormes contenedores repletos de enormes cantidades de cosas. O con enormes cruceros repletos de enormes cantidades de turistas que ingieren enormes cantidades de caviar y beben enormes cantidades de champán.

Y así todo.

Y vienen esos bichitos casi cero. Que dijo El País del domingo pasado que la relación de tamaños entre uno de esos micro-bichos, casi cero, y un humano es la misma que la que hay entre una gallina y el planeta Tierra entero. Con la diferencia, pienso, que no es concebible que una gallina ponga en peligro la existencia de toda una Tierra.

Ahora el infinito parece que no tenga viabilidad. Se arruinan las grandes corporaciones, los grandes proyectos, las grandes urbes repletas de grandes rascacielos. mientras que sobrevive las aldeas, lo pequeño. Lo multitudinario colapsa mientras que lo reducido sobrevive.

Lo que ocurre es que en post de las grandes urbes se habían abandonado las aldeas

Lo dicho

Habrá que cambiarle el rollo a la gramola.

Y los que se lo hayan cambiado ya estarán dabuty.

Creo.











sábado, 9 de mayo de 2020

Solos no. Mal acompañados.




LILIPUTIENSES DE OTROS MUNDOS.

Los defensores del BIG BANG creen que el Universo se originó hace 13.700.000.000 de años.

¡Pero yo no me lo creo!

Porque yo soy seguidor de Fred Hoyle. Que, curiosamente, fue quien acuñó el concepto BIG BANG, como burla de esa doctrina. Porque es defensor del Universo Estacionario que siempre ha estado y siempre estará como está ahora. Y de la "Panspermia" según la cual el Universo está inundado de vida y que aquí tenemos la que nos corresponde pero no tenemos la vida en exclusiva.

Todo esto ni me lo creo ni me dejo lo de creer, pero lo del BING BANG, directamente,  no me lo creo.

En cambio me parece más creíble que la Tierra se originara hace entre 4.700.000.000 y 4.500.000.000 de años.

Y que la vida en la Tierra empezara muy pronto, hace entre 4.200.000.000 y 4.100.000.000  de años.

Y durante todo ese tiempo ha estado habitada por microbios, seres muy pequeños, desde nuestro punto de vista: arqueas, bacterias y hongos. que se miden por micras, que son milésimas de milímetro.

Se suele pensar que estos son habitantes del pasado

¡Pues no!

Porque calculan que actualmente la Tierra está habitada por un nonomillón de microbios,

1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 (un uno seguido de 30 ceros)

Toda esta "gente" es muy heterogénea formada por eucariotas, seres unicelulares como arqueas y bacterias, sin núcleo, hongos, procariotas, con núcleo y otros mucho más pequeños, como los virus, que se miden por nanómetros, millonésimas de milímetro. Y es de suponer que habiten por todo el Universo. Por lo que habrá marcianos que sean así microscópicos y no estrafalarios hombres verdes viajando en platillos volantes...

Según la teoría de la Panspermia, proscrita durante mucho tiempo y en estos con muchos e ilustres defensores, estos microbios viajan libremente por el Universo a lomos de cometas y de vientos siderales.

Pero hace 3.500.000.000 de años se produjo una tremenda revolución al surgir microbios con clorofila capaces de descomponer anhídrido carbónico en carbono que asimilaban y vertiendo oxígeno libre a la atmósfera.

Y como el oxígeno es un gas muy venenoso para la mayoría de aquellos habitantes de nuestro planeta se debió producir una escabechina horrorosa. Perecerían la mayor parte hasta que aprendieran a refugiarse en ámbitos sin oxígeno, como por ejemplo nuestro propio intestino y las rocas de Riotinto.

Por aquella época surgieron los procariotas, o células con núcleo que en muchos casos aprendieron a unirse formando seres pluricelulares, dando lugar a poblaciones genuinamente terráqueas. Verdaderos gigantes que se miden por metros, centímetros o milímetros y que ya son demasiado pesados para viajar gratis por el universo en cometas o arrastrados por vientos siderales.

A estas alturas de la película en este planeta convivimos:

Gigantes pluricelulares que se miden por metros centímetros y milímetros, confinados por necesidad en la Tierra.

Enanos unicelulares que se miden por micras que para nada están confinados porque viven aquí o en cualquier otro lugar del Universo.

E infraenanos que se miden por nanómetros como el COVID 19 y no sabemos muy bien si son o no son extraterrestres recién o remotamente llegados...

Pero lo que está meridianamente claro es que a los listillos de la Creación nos están amargando la vida estos liliputienses invisibles.




jueves, 7 de mayo de 2020

Vayamos por partes.



FASES CRONOLÓGICAS DE DESCONFINAMIENTO.

Ya está en marcha un proceso de desescalada del hermético confinamiento al que estábamos sometidos por culpa del maldito bicho este.

Tal proceso tiene una estructura geográfica porque el Gobierno quiere que se efectúe respecto a a las provincias, mientras que otras autoridades prefieren las regiones, o las áreas sanitarias. 

Pero siempre son criterios geográficos o espaciales.

A mí me parece que también habría que tener en cuenta criterios cronológicos. 

Los relativos a las edades de la población porque echando las cuentas sobre lo que dice el periódico resulta que hasta la fecha el 86 % de los muertos son mayores de 70 años.

Dicho de otro modo, la mortalidad entre los menores de 70 años es del 14 %

Por lo tanto puestos a tomar medidas de relajamiento, que no son universales sino sectoriales, no basta con tener en cuenta la incidencia de la epidemia sobre regiones, sino también los sectores de edad que están afectados en grado distinto, de modo que a unos sectores se les debe aplicar un grado de restricción y a otros sectores otros aunque habiten un mismo territorio.

Sobre todo porque dicen acreditados científicos que para julio puede venir un repunte mayor que el inicial, por lo que bajar la guardia puede ser muy peligroso. Pero lo suyo también es afinar las medidas y dirigirlas a los verdaderos objetivos, que hay que descubrir porque no parece que sean universales.

De ser ciertas las estadísticas a las que me he referido habría que acentuar la protección y por ello el mayor aislamiento de los más vulnerables y dejar más libres a los que corren menor peligro, que por otra parte mientras que no haya muchos contagiados no se producirá el efecto rebaño.

En resumidas cuentas, que tendríamos que quedarnos los viejos encerrados en casa con la pata quebrada. Lo que tiene poca incidencia económica al pertenecer al sector pasivo y estar por ello jubilados.

Mientras que los jóvenes y a los menos viejos pueden estar más libres, para trabajar y para holgar, en sus restaurantes, sus bares, sus paseos y sus excursiones con férulas más suaves, como mascarillas, guantes y manteniendo las distancias sociales.

Lo cual no significaría que volviéramos inmediatamente al estado anterior a la pandemia, pero a una situación más llevadera, en la que la economía empiece a recuperarse.

Y cuando este horrible peligro haya desaparecido volver, no a la nueva sino, a la vieja normalidad, la de toda la vida.



miércoles, 6 de mayo de 2020

Escondidos como conejos.

  


NO ME LO PUEDO CREER.

Es increíble. Lo que estamos viviendo es increíble.

Aún haciendo un esfuerzo de comprensión y de ecuanimidad.

Porque claro, todo ser vivo vive de la muerte...

Los vegetales menos, pero los animales y muchos microorganismos, ya se sabe...

El pan nuestro de cada día se hace de matar y moler trigo...

Y con todo lo del trigo no es tan grave, porque no sangra, pero cuando veo un documental de una explotación ganadera, francamente...me desagrada, y me acuerdo de mi sobrina Elenita que no como carne por la sangrienta implicación que tal ingestión comporta. Corderitos sacrificados ¡menudo eufemismo! Dan ganas de hacerse vegano...

¡Pero es así!

La realidad es que nos turnamos en un te mato me matas...

¡Pero es que este virus tiene la exclusiva en el matar! Es el que gana siempre.

Hasta la fecha no se ve que haya dado un paso atrás. Para él ¡ancha es Castilla!

Lo único que hemos aprendido es a no darle ventaja.

A condición de vivir infamemente escondidos ¡Abandonándolo todo!

Sin ver a los nuestros, sin departir con nadie ¡sin salir a la calle! más que según rígidas pautas. Y eso tan solo últimamente.

Tomados por las fuerzas represivas diseñadas para salvaguardarnos de los malvados. Ahora en el papel de malvados estamos todos ¡Un horror y una vergüenza!

Sin medios estandarizados para separar sanos de enfermos, sin medicamentos específicos para curar de esta enfermedad...Tan solo consiguen salvar vidas dejando mucho pelo en la gatera.

Se está viendo que el estrato básico de nuestra sociedad es el que a trancas y a barrancas está presentando batalla. No para librarnos absolutamente de la epidemia ¡qué más quisiéramos! sino para disponer de un toma y daca. Un tu me matas yo te mato, pero es que pasan meses y es el otro el matador en exclusiva.

Y mientras la elite, tan guapa, tan orgullosa, tan "bien pagá", está resultando bastante inoperante. Hasta el extremo de que la cumbre política de nuestra sociedad se muestra  incapaz de ponerse de acuerdo para hacer frente común a situación tan atroz ¡Se están retratando todos! Porque el tema no es saber quién lleva razón, sino acordar un procedimiento efectivo ¡y nada más! Eso es algo insoslayable.

Y así seguimos, con el mundo empantanado. Sin un dato concluyente que nos permita bajar la guardia, por el temor de que se desate automáticamente una nueva mortandad.



martes, 5 de mayo de 2020

¡Vaya patriotismo!


GUERRA DE INDEPENDENCIA GRATIS.

¡Las guerras son muy caras!

¡Matar e inmovilizar a tanta gente vale un guevo!

Y aquí tienes a España entera encarcelada y asustada al haber sufrido tantas bajas
.
Con el ejecutivo y el ejercito con las manos atadas

ocupados en defenderse como puede y mal de este enemigo invisible

y no por ello menos peligroso.

Esta parálisis de estado ¡no tiene precio!

Para quien quiera vulnerarlo

De modo que ¡A Torra le ha venido a ver dios!

Y de paso a Esquerra y al nacionalismo vasco.

¡Es la ocasión del siglo!

Pero así y todo ¡no tendrían nada que hacer si no es con el concurso necesario de un traidor

o de uno que sin darse cuenta esté en ese papel.

Pero la providencia que cuida de los pajarillos,

tiene una imagen turbia y oscura

La contra-providencia que cuida de los vampiros.

En este caso por una serie de laberínticas circunstancias

el rebelde ha encontrado al cooperador necesario

¡Nada más y nada menos que al jefe de la Oposición y  Presidente del PP!

Cuya intención explícita no va a ser propiciar los planes de los independentistas.

Su intención no será pero ¡de hecho así es!

Porque de buenas intenciones está empedrado el infierno.

Y la intención no cuenta. Cuenta el resultado de lo que se haga o se deje de hacer.

Motivado por la aversión a Pedro Sánchez ¡que le ciega! le está haciendo el caldo gordo a los independentistas.

Él y  todos los fachas que se entretienen todas las tardes con sus cacerolas en debilitar al Gobierno.

Claro eso le pasa a Pedro Sánchez por no tener mayoría para gobernar, por tener los pies de barro, por tener aliados tan poco fiables y una oposición tan desleal. No con él, sino con España.

¡Y se las dan de patriotas!




lunes, 4 de mayo de 2020

Ahogados en la multitud.




LA SOCIEDAD MULTITUDINARIA.

¿Con cuántas personas nos relacionamos verdaderamente?

Con las que hablemos o nos veamos verdaderamente.

Yo diría que no más de 100.

Aunque a lo largo de la vida se vayan incorporando gente nueva, pero también se van olvidando a gente vieja.

Lo que no me parece razonable son esas multitudes. Montones de desconocidos con los que nos apelotonamos masivamente.

En medios de transportes, públicos o privados colapsados ¡En estadios de bote en bote! ¡En manifestaciones tan enormes! ¡En verbenas en las que no se puede dar un paso! ¡En playas rebosantes! En un tráfico insoportable. En una atmósfera irrespirable. En esos cruceros transportando a miles de turistas. Que descargan en los puertos como termitas humanas. En esos aeropuertos rebosantes y con un tráfico endiablado...

¡Eso no puede ser bueno! Lo estamos viendo...Esas multitudes son pasto de epidemias arrastrándonos a situaciones insoportables y degradantes.

Invasiones de seres mínimos que infestan a la gente y en cuestión de días se propagan por todo el mundo.

Y nos dejan descolocados. Sin más defensas que aislarnos unos de otros enfermizamente.

Separando núcleos familiares de familias formadas por dos o tres de estos núcleos.

¡Fundiendo el sistema de subsistencia!

Eso está fatal.

Hay que cambiar de orientación.


Me parece fatal que se concentren multitudes de trabajadores y de clientes en  grandes urbes.

Y se abandonen pueblos, en los que antes se vivía miserablemente. Porque no podía ser de otro modo. Pero los que ahora se podría vivir y trabajar muy decentemente. Y estar bien comunicados física y virtualmente, despejando las grandes urbes. Que se podrían utilizar para albergar centros de ensamblaje de cosas producidas en los pueblos. Para localizar centros administrativos generales y grandes centro de recreo, como grandes teatros y estadios deportivos y museos.

A esas grandes ciudades podría acudir la población en los días de fiesta, en el transporte público o en el privado, haciendo uso de los aparcamientos disuasorios. Y no al revés como ocurre ahora, que la gente vive hacinada en las grandes ciudades y sale como alma que lleva el diablo los fines de semana y las vacaciones  a los pueblos que abandonaron, o a las playas.

No se puede despoblar las grandes ciudades de la noche a la mañana, pero sí se puede ir cambiando la orientación.

Se hacen coches para gente que no lo necesita porque ya lo tiene, Y que no puede usar libremente ¡Porque la contaminación nos come!

Pero tendría sentido si se usara para desplazar a la gente desde el pueblo donde vive y teletrabaje o que trabaje en pequeñas industrias o en la agricultura. O para ir a otros pueblos, a trabajar, o de compras,  o para lo que sea.

Y, desde luego, las residencias de ancianos deberían estar en pueblos, apartadas de las grandes ciudades. Bien comunicadas pero apartadas, con lo que saldrían ganando los residentes y se le daría vida a los pueblos.

Y cuando uno ya está hartito de tanta paz y de tanto oxígeno se pueda ir a las grandes ciudades a respirar humo, al futbol, o al teatro, o a los grandes museos y exposiciones, o a pasear... O a donde le dé la gana.

Pero dejar de estar siempre sumergido en esa vorágine.





jueves, 30 de abril de 2020

Lo único y lo variado.



PROVINCIA VERSUS REGIÓN.

Está emergiendo estos días el conflicto provincia versus región.

En realidad es el eterno conflicto centralismo versus confederalismo.

Si dividimos la historia de España en dos partes, las correspondientes a la dinastía de la Casa de Austria y la de los Borbones veremos que la primera tiene un sistema confederal y la segunda centralista.

En la época de los Austria de esta corona dependían muchos virreinos o cuasi-Estados que tenían en común el soberano, a veces también una cultura, y poco más. Mientras que en la época de los Borbones el monarca es el centro de un reino centralizado tendiente a la homogeneidad.

El centralismo supuso una gran simplificación y, naturalmente, una mejor organización y una modernización. Porque ese universo de fueros particulares, señoríos inconexos suponían un galimatías poco menos que ingobernable.

La moderna configuración política y administrativa de España se debe a la división en provincias y regiones promovidas por Javier de Burgos en 1833 por encargo de la Regente María Cristina de Borbón de la entonces reina niña Isabel II para estructurar España de modo centralista.

Las regiones mantienen un eco confederal, mientras que la provincias vienen a ser los átomos que forman una España unificada.

En un régimen rigurosamente centralista, como fue por ejemplo la Dictadura de Franco, la regiones carecían de función administrativa alguna.

Con la restauración de la democracia se orientó la configuración del país según un sistema menos centralista y por ello más confederal, por decirlo de algún modo. Y se creó un nuevo modelo España de la Autonomías.

Autonomía es una acepción de esa palabra que la convierte en palabro. ¿Por qué no España federal?

Pues por miedo a los carcas.  Y estos temerosos a su vez de los independentistas.

Y como el miedo es mal consejero estamos como estamos.

Algunos nacionalismos como el vasco preferirían el confederalismo y los nacionalistas catalanes directamente prefieren el independismo. Con lo cual el miedo de los carcas al federalismo y el miedo de los federalistas a los carcas ha traído como consecuencia no rematar la jugada como es debido.

En una crisis tan grande como la del coronavirus se reclamó el mando único para remediar esta situación extrema. Y así ha sido. De modo que tirios y troyanos han aceptado de buen o de mal grado el liderazgo impuesto. Pero cuando la crisis parece que va cediendo el Gobierno persistiendo en la inercia quiere manejar centralistamente a todo el país ejerciendo su autoridad sobre las provincias puenteando a las autoridades autonómicas. Y como estas se quejan el "mando único" empieza a resquebrajarse...

Una solución podría ser que el mando único se aplicara directamente sobre las autoridades autonómicas e indirectamente sobre las provincias y con ello sobre todo el mundo, por la cuenta que nos tiene.

¿No os parece?





miércoles, 29 de abril de 2020

La historia interminable.



A PUNTO DE CAER COMO GUANÁBANA.

( La guanábana es una fruta casi desconocida en España, parecida a la chirimoya pero mucho más grande y cubierta de amenazadores pinchos que no son tales, porque no pinchan. Hay que cogerlas del árbol antes de que caigan porque entonces se espachurra en el suelo. De ahí el refrán puertorriqueño: "Cayó como guanábana")



Si nos atenemos a los hechos, la Guerra de Corea no ha terminado.

Se ha detenido, pero no ha terminado con un ganador y un perdedor.

Porque los Estados Unidos, curiosamente no tienen tanta fuerza como para vencer a Corea del Norte. Ni Corea del Norte tiene tanta fuerza como para alejar para siempre esa mosca cojonera que es USA.

Y desde el 53 sigue la pelota en el tejado.

Y desde la "congelación" de la guerra en el 53 andan mareando a la perdiz a ver si se termina aquello con ventaja para unos o para los otros.

Corea del Sur no puede hacerse con Corea del Norte por la fuerza y los Estados Unidos no permiten que Corea del Norte se haga con Corea del Sur. Pero tampoco cuajan como dos estados distintos.

¡Una solución quiero!

Y la solución no llega.

Se murió el fundador de la dinastía norcoreana Kim Il-sung. Se murió su hijo Kim Jong-il. Y es su nieto. Kim Jong-un,  el que está ahora en el machito.

Debieron pensar algunos en hacer un cambio de rumbo personificado en el tío Jang Song-thach, pero se lo cargaron en el intento. Y ¿qué quería? Una solución china para desarrollar económicamente el país.

Luego se cargaron al hermano mayor del actual líder Kim Yong-nam. Y ¿qué quería? Una solución americana.

Ahora es el propio Kim Jong-un el que parece que anda desaparecido. Y ¿qué quiere?

¡Pues no se sabe!

Hay que adivinarlo.

Lo que a mí me huele es que después de intentar ablandar al presidente Trump a base de cohetazos lo que busca es la unificación de la península coreana como país soberano y próspero tal como es el sur.

Pero eso comportaría ignorar que la prosperidad surcoreana no la motivan razones filantrópicas, sino ponerle los dientes largos a la del norte, para ablandarla y que caiga como fruta madura...

Y debe estar muy madura...

A punto de caer como guanábana.




martes, 28 de abril de 2020

Más vale maña que fuerza.



DAVIDES Y GOLIATES.

No hay más cera que la que arde.

Me refiero que bien mirado no hay más que un reino en la Naturaleza

 El Reino Mineral.

Reino que parecen regirse por las leyes de la física y de la química.

O leyes de la voluntad automática, podríamos decir.

Pero también hay otras leyes que no son tan automáticas. Que son más acomodaticias, que son más ventajistas, digamos.

Son las leyes de la vida.

Las elástica leyes de los seres vivos.

Entre los que nos encontramos nosotros que nos medimos con el metro.

Seres unicelulares o pluricelulares procariotas compuestos por células con núcleos.

Que tienen sexualidad y muerte.

Otros seres vivos son los eucariotas. Bacterias, arqueas y hongos pequeños.

Seres unicelulares que se miden con las micras, que son millonésimas de metros, o milésimas de milímetros.

No los podemos ver a simple vista sino con microscopios ópticos.

Son asexuados y no se mueren sino que se dividen. Aunque a veces, por accidente puedan perecer, a diferencia de los que han de morirse necesariamente.

Y otros seres cuya existencia puede ser típicamente mineral que parece estar regida exclusivamente por las leyes de la física y de la química, pero que también puede ser típicamente vital si es que logran invadir un ser vivo, apropiándose de sus mecanismos vitales para formar colonias que pueden propagarse por todo el planeta ¡Y joderle la vida a todo el mundo! utilizando los recursos propios de sus víctimas.

Estas prendas son los virus y se miden por nanómetros, que son milmillonésimas de metros, o millonésimas de milímetros. Unidades que también se utilizan para "medir" los componentes de las células, los ácidos nucleícos, y también los átomos y sus elementos.

Esos seres infinitamente pequeños no se pueden ver de ninguna manera, ni con microscopios ni con nada ¡punto pelota!

Pero claro se puede tener conocimiento de su presencia a la vista de sus hazañas, de sus víctimas. Y de su estructura mediante los llamados microscopios electrónicos que en vez de fotones "ópticos" emplea electrones que tienen una longitud de onda mucho menor, pero eso no es ver con unas potentes gafas, es otra cosa, parece más "tocar" a manguerazos de electrones...

Creo que queda justificado el título porque estos enemigos son unos "davides" infinitamente pequeños capaces de tumbar a grandísimos "goliates", para su escala, que no pueden ver ni por donde les vienen las pedradas!



lunes, 27 de abril de 2020

VI Edición del Certamen de Pintura Rápida el Toboso en el exilio.

POR AMOR AL ARTE.

Esta es la sexta edición de este "certamen" que describo a continuación:

Se les ocurrió a mis hijas reunirnos en casa en primavera con sus amigos y sus hijos a pintar en el jardín y en el huerto.

No se trata de un jardín como el de La Granja sino de un espacio que hemos sembrado y plantado como nos ha parecido pero que ha resultado muy agradable y el nombre le viene de la urbanización donde estamos que se llama Nuevo Toboso.

Les hemos puesto de nombre Certamen para que quede más molón, pero no es competitivo, sino meramente recreativo. Algunos participantes son de mucho o de respetable voltaje, pero por lo general  es gente que no tiene por costumbre pintar o que pinta tan solo una vez al año, en esta ocasión. Y sobre todo hay muchos niños que son los que aportan mayor entusiasmo.

En algunos casos ha sido aquí donde han pintado por primera vez en la vida, y aunque los cuadros les han parecido mal a sus autores, como todo es relativo, han reconocido que están infinitamente mejor de lo que hubieran imaginado nunca. Lo que les ha llenado de satisfacción.

Los participante, del orden de 40 o más,  vienen con comida y bebida, resultando siempre una experiencia inolvidable.

Pero este año se ha interpuesto el confinavirus. 

¡Y nos ha fastidiado la fiesta!

 Pero a alguien se le ocurrió una idea genial, realizar el certamen cada uno en su casa ¡Y en esas estamos!

Pero ya no restringido a un solo día ¡sino todos los días que uno quiera!

Este año he dibujado más que nunca, porque ¡como no estoy de anfitrión! dibujo más.

Hasta ahora tengo estos.































sábado, 25 de abril de 2020

El indebido asesino.



IDEAR AL ALIMÓN

No me gusta del todo la literatura que no cuenta con el lector. En la que el único elemento activo es el escritor mientras que el lector es totalmente pasivo.

Me gusta más la literatura en la que el escritor va trazando la ruta que transita el lector y que va llegando a sitios que ambos esperan encontrar.

He leído hace poco "Terra alta" de Cercas y me ha encantado.

Tiene un tufillo pelín barriobajero de novela negra de imitación... pero, vamos, a lo mejor estoy equivocado...en cualquier caso da lo mismo.

Lo que más me ha gustado es lo bien que me ha trincado, que de haberme querido soltar no hubiera podido.

Lo que me pasa, que le pasará a mucha gente, es que voy pillando detalles para ver si descubro al criminal antes de que el autor lo desvele.

En esto tengo una marca maravillosa:

A mis catorce años me leí todo Sherlock Holmes y en la titulada "La banda de los lunares" el propio Sherlock Holmes se columpió porque creyó que los asesinos eran unos gitanos por allí acampados y yo me dije ¡pues no! la víctima ha muerto por la mordedura de una serpiente que el asesino trajo a tal efecto de la India. 

En el caso de la novela de Cercas, leído el primer tercio ya se me ocurrió quien era el asesino. En el segundo ¡ya estaba seguro! Pero al final resultó que con aquellos mimbres ¡Cercas construyó otro cesto!

Me gustaba más el cesto que había construido yo. Que era mucho más perverso e irreverente y por ello más interesante.

¡Para mí que se cagó!

Pero bueno, tengo en mi haber dos novelas en vez de tan solo una.



viernes, 24 de abril de 2020

La vida es un cuento.




EL SÍNDROME DE LA BELLA DURMIENTE.

Caí en la cuenta de pronto que estamos bajo el síndrome de la bella durmiente.

Pero claro, ese cuento narra lo que ocurría en torno a la bella durmiente, pero no dice ni una sola palabra de lo que estaba sintiendo ella. El autor supone que en su interior no ocurría nada ¡Pues es mucho suponer!

Si uno se fija bien estaba bajo el efecto de un fuerte narcótico que le había inyectado automáticamente la malvada bruja y había quedado dormida como un tronco.  Y todos los de su entorno quedaron consternados y por lo que dicen en el cuento infirieron que había quedado prácticamente muerta.

Transcurrido un siglo un príncipe tuvo la ocurrencia de pasar por allí y besarla con lo que cesó el efecto del narcótico y despertó.

Pero de lo que no dice ni pío el cuento es de lo que pudiera estar sintiendo o pensando la princesa mientras dormía.

Porque cuando uno duerme sueña, y además no siempre se corresponde lo que se ve desde fuera con los que se siente por dentro. Porque a esa princesa bien pudo ocurrirte algo parecido a lo que le pasó a un conocido de mi amigo Povedano, que os cuento a continuación.

Resulta que al protagonista de esta historia lo operaron a corazón abierto en un hospital universitario. La operación fue un éxito y cuando le dieron el alta el cirujano que le había operado le comunicó personalmete cómo todo había transcurrido perfectamente, felicitándose por ello y anunciándole que en pocos días podría hacer vida normal, etc.

El paciente le dio las gracias pero además le dijo:

- Lo he oído todo.

- ¿Cómo? ¿Qué quiere decir?

- Pues que a pesar de estar anestesiado y no sentir dolor y ni poder moverme ni hablar he oído               perfectamente las conversaciones que tenían en el quirófano.

-¿Qué conversaciones?

- Pues que usted le decía a uno de sus discípulos: ¡Corta tú!

-¿Yo?

-Sí ¡tú!

Y luego oí como gritaba usted

-¡Pero ¿qué haces?! ¡Te lo vas a cargar!

-¿¡Qué hago!?

-¡Sigue! ¡Sigue! ¡Total, te lo has cargao!

Os cuento otro ejemplo:

Un amigo mío de la juventud tuvo un terrible accidente de tráfico. Del que quedó conmocionado. Aparentemente muerto, aunque veían que conservaba un hilo de vida, pero estaba en coma profundo, no respondía a ningún estímulo.

Llego a superar la crisis y sobrevivió. Lo encontré una vez por la calle y me contó todo. Lo más espeluznante fue que como en la historia anterior mientras lo operaban lo escuchaba todo. Como los médicos decían que pensaban que estaba prácticamente muerto, y que con toda probabilidad se moriría enseguida.

Pero también se sentía incapaz de articular palabra ni movimiento.

Luego, hay una parte del cuento de La Bella durmiente que está por escribir! Ahora que tenéis tiempo podríais completarla.

Lo que digo es que estamos bajo el síndrome de la bella durmiente, porque como ella estamos inmovilizados. Retirados de toda actividad, escondidos en nuestras madrigueras, en hibernación.

Cada uno de nosotros somos como bellas durmientes, más o menos inmóviles, o más bien inmovilizados, viviendo esta horrible pesadilla, mientras que las calles están vacías, y cerrados los colegios, universidades, tiendas, restaurantes, bares, cines, teatros, iglesias ¡Casi todo! 

Tenemos "vida interior" pero la vida exterior está anulada, como la de la bella durmiente...

¿No os parece?



jueves, 23 de abril de 2020

Indulgencia plenaria.



LA INFALIBILIDAD DE LOS ARTISTAS.

El papa no es infalible.

Los artistas sí.

Los artistas no se equivocan nunca.

¿Por qué?

Porque es metafísicamente imposible.

Se puede incurrir en error cuando se afirma algo que no es verdad, o sea que es mentira.

Volvemos a lo de siempre.

La realidad está ahí.

Y la descripción de la realidad puede ser verdadera o falsa según se ajuste o no a la realidad.

Y como nadie tiene la virtud de describir la realidad verdaderamente, porque su visión siempre es parcial, todo el mundo, incluso el papa pueden confundirse o mentir.

Pero los artistas, como tales, nunca describen la realidad, sino que inventan realidades.

Luego como tales invenciones que son, no describen nada, versan sobre sí mismas.

A veces los artistas se basan en descripciones de la realidad, pero el resultado es una obra de arte que parece verdadera o falsa, pero no es más que una invención, que en ningún caso hay que tomar al pie de la letra como una descripción de la realidad.

Siempre ¡Siempre! es una fantasía, por más veraz que parezca. Una obra artística nunca explica nada.

Lo que hace es invitar a la reflexión, pero creéroslo al pie de la letra ¡es absurdo!

Las obras de arte nunca describen verdadera o falsamente una realidad.

¡Porque son realidades!

Pero el artista "no es un todo", sino una parte, que con otra parte, que es el espectador, forman un todo.

Por lo tanto las "realidades artísticas" que proponen los artistas pueden parecerle a la "otra parte", al público, una birria y en tal caso no la tiene que tener en consideración.

Y ¿cómo sabe uno?

Bueno, le puede hacer caso al juicio de un experto, pero lo suyo es que uno mismo se lo plantee y obre en consecuencia.

Pero si dejar de tener en cuenta que siempre es invención de una realidad artística y nunca descripción de una realidad del mundo.

Por eso cuando la emprenden con humoristas tocapelotas y los castigan está muy mal. En todo caso se le podría declarar felones y gilipollas.

Un ejemplo de lo que estoy diciendo es este mismo post.

Será una pieza de escaso valor, pero de naturaleza artística, y como tal una realidad en sí misma, que invita a la reflexión.

Pero como tal realidad artificial ni es verdad ni es mentira. Y tomarlo por una o por otra sería un error. Pero indudablemente es una realidad.

¿No os parece?