Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

jueves, 27 de febrero de 2020

El terror de moda.


EN ESTE MUNDO TRAIDOR...

Ya sabemos del relativismo imperante ¡pero no sabemos hasta qué punto!

Por ejemplo, ahora andamos medio acojonados con el asunto del corona-virus ¡pero es que dentro de nada estaremos acojonados del todo! si no al tiempo.

Lo que pasa es que en China, en una populosa región se ha detectado un virus desconocido que se contagia a todo trapo y ya se ha llevado por delante a mucha gente, entre ellos al descubridor del virus. Y como ahora los móviles vienen de China principalmente han cortado por lo sano y han suspendido la feria de los móviles de Barcelona. Y van siguiendo minuciosamente la huella de la propagación sin que se haya encontrado hasta el momento el vértice de la epidemia. Y lo peor es que un paisano mío ha enfermado de eso sin que hubiera tenido contacto reconocible con ningún infectado...

Como digo, todo el mundo acojonado, mientras que convivimos con la gripe que desde que apareció el corona hay infectado, y se ha llevado al crematorio a mucha más gente.

Pero parece que la gripe es una malhechora de más confianza ¡no nos da miedo! y por ende no nos alarma, convivimos, o conmorimos, con ella más afablemente.

Para el corona no hay vacuna (para la gripe sí, lo cual no es obstáculo para que la gente palme que es un primor) es muy contagioso y algo mortal. Y además es relativamente desconocido, aunque parece que lo pueden reconocer.

Y eso que llama tanto la atención ¿tiene algo de particular?

Yo diría que no. Ergo me sorprende tanto revuelo.

Y digo que eso tiene poco de extraño porque es totalmente corriente que los bebés y los niños de las guarderías se infecten varias veces cada año de virus desconocidos, con lo que bajan sus defensas y a continuación sufran infecciones bacterianas.

¡Que el niño tiene mucha fiebre!

Ah! será un virus... Peo como eso no  tiene tratamiento se le pasará en unos días...

¡Pues no se le ha pasado!

Ah! Porque lo habrá pillado una bacteria ¡Antibióticos!

¡Pues ya está bien!

Pues nada, a esperar a la próxima.

Lo que pienso es que hay gato encerrado...

Y si no lo hay, me lo parece.




martes, 25 de febrero de 2020

Por la boca muere el pez y por los ojos el hombre.


MAÑANA COMIENZA ARCO.

Seguramente ARCO no es lo más, pero es mucho más que lo menos.

Y ¿qué es ARCO?

ARCO es una feria

una feria de las vanidades.

Una feria donde se venden y se compran cuadros de pintura y de fotos y también cosas en 3D, esculturas y otros objetos artísticos.

Se diferencia de otras ferias de IFEMA en que los stands no están adornado por nada que no sean las propias cosas expuestas.

Y ¿qué hay detrás de esas cosas en 2D y en 3D?

Pues hay mucha ilusión y mucha ambición.

Están las obras, que son mágicas, e irradian magia con la que subyugan a los visitantes.

Pero hay más.

Están los artistas. Los segundos protagonistas después de sus obras.

Pero esto no es del todo cierto. Y cada vez menos. Porque otros actores los empujan fuera del foco.

Para ponerse ellos ¡claro!

¿Quiénes?

Lo coleccionistas. Los reyes midas que lo que tocan con su chequera se vuelve oro.

Los galeristas que obran el milagro (cuando lo logran).

Los curators. Que se afanan por ejercer su autoridad.

Los críticos, que interponen su visión a la visión de la gente.

Los expertos, que ven lo que los demás no vemos y recuerdan lo que los demás hemos olvidado.

Los influencers con sus varitas de virtud.

La gente guapa. Brillante y altanera.

Bueno, y el público en general que cada vez le ponen más caras las entradas para que no vayan ¡que eso se pone imposible! Pero no se arredran.

A mí me parece agotador...

¡Pero irresistible!




domingo, 16 de febrero de 2020

Cruce de caminos.




UNA REALIDAD MUY SURREALISTA.

Hace ya bastantes años que se me ocurrió una instalación que hasta ahora no he realizado, y mucho me temo que nunca llegaré a realizarla ¡Pero me encantaría!

Groso modo se trataría de colocar un par de obras mías en cada una de las tres "salas" pequeñas e iguales, cuyas dimensiones serían 2,44 x 2,44, 2,44 m. ó 2,85 x 2,85 x 2,85 m.



La disposición  de estas salas sería la siguiente: En dos paredes enfrentadas dos puertas, una de entrada y otra de salida, y en las otras dos paredes una pintura en cada una de ellas. Un suelo con aspecto de suelo, con moqueta, por ejemplo, y un techo con aspecto de techo, con luces fluorescentes, por ejemplo.


La singularidad de esta instalación consiste en que una de esas tres salas es normal, mientras que las otras dos no.

Porque en la segunda "sala" las pinturas estarían en el suelo y en el techo reales mientras que una pared y la de enfrente estarían caracterizadas como suelo  una y como techo la otra, y las "puertas" ya no estarían en su posición vertical habitual sino tendidas horizontalmente, con lo que es espectador tendría la sensación estar y caminar sobre una pared.



En la tercera "sala" los cuadros estarían en posiciones normales, como uno se espera, pero el suelo real parecería un techo, con las luces en el nivel de los pies, y el techo real estaría caracterizado de suelo, y las "puertas" estarían en posición vertical pero aparentemente invertidas porque el "dintel" no estaría arriba sino abajo, con lo que es espectador tendría la sensación de estar y caminar sobre el techo.



Hacer el recorrido por las tres "salas" sería una experiencia divertida, surrealista de modo muy singular y con un estilo donde confluirían dos trayectorias muy distintas de mi actividad profesional: la de humorista gráfico de estética muy surrealista y la de artista plástico rigurosamente comprometido con la geometría.

Es evidente que tal proyecto tan solo se llegaría a realizar si se dieran las circunstancias materiales y económicas necesarias.



martes, 11 de febrero de 2020

Insularidades.


UNA EXPOSICIÓN PUERTORRIQUEÑA.

Ni Julio Plaza era ni yo soy puertorriqueño. 

No obstante la exposición con cosas nuestras, que se inaugura el jueves 13 de febrero en la galería madrileña José De La Mano, es total y absolutamente puertorriqueña, porque estas cosas que se exponen fueron realizadas en Puerto Rico o tienen su origen en ese querido país.

Las serigrafías de Julio Plaza fueron ideadas, trazadas y estampadas en esa época en Puerto Rico. En mi caso expongo las matrices de las serigrafías concebidas y realizadas en Puerto Rico también en el trienio del 70 al 73, pero tiradas en Madrid hace unos días. Y eso no le quita ni una pizca de "puertorriqueidad" a esas estampas.

También se expone un boceto y fotos de una instalación que hice en una sala de exposiciones diseñada por Julio Plaza en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez con triángulos de tableros pintados de rojo adheridos a las paredes blancas de dicha sala ¡pero es que eso no se puede traer ni nadie sabe dónde paran tales triángulos si es que no han desaparecido después de tanto tiempo! Pero la idea sí  permanece ¡porque las ideas son libres! y no hay tiempos ni espacios que las puedan aprisionar.


Los objetos de este género tienen un poder evocador enorme, de modo que vivencias felices enquistadas en el corazón se liberan ante su presencia e inundan de felicidad.

Es que más o menos en los años del 70 al 73 del siglo XX cuando Julio, su esposa, la mía yo y nuestra hija Isabel, que cumplió allí su primer mes, vivimos en Puerto Rico. Ellos vivían en Mayagüez y eran profesores en la universidad de esa ciudad, al oeste de la isla y nosotros lo mismo pero en Ponce, en el sur. Pero como Puerto Rico no es muy grande, es algo mayor que la provincia de Madrid y algo menor que la de Huelva, nos veíamos mucho. Además Julio había construido con resina sintética, fibra de vidrio y con el motor de un Volskwagen escarabajo un coche de aspecto muy semejante al del Coche Fantástico de la tele y se recorrían la isla con gran facilidad. Nosotros no habíamos llegado a tanto, pero tampoco nos quedamos muy cortos porque teníamos un Volskwagen "guagüita" igual que el que sale en la peli "Único Testigo", en la escena en la que bailan dentro del granero, y con la música que sale de la radio del coche, Harrison Ford con la chica de la comunidad amish ...

Y como docente tengo el orgullo de ser maestro de actuales maestros de la pintura puertorriqueña. Pregúntenle si no a Francisco García Burgos, a Andrés Rodríguez Santos o a Rafael Treyes...

Bueno, son muchos los recuerdos desatados, pero con ello quiero resaltar lo que decía al principio, que las obras expuestas son indudablemente puertorriqueñas  pero hechas por españoles. Lo cual no es tan raro, porque hasta tan solo 42 años antes de que yo naciera todos los puertorriqueños eran españoles. Y desde que nací hasta el día de hoy ha pasado mucho más tiempo.

miércoles, 5 de febrero de 2020

No es tan fácil.



¡QUÉ TOMADURA DE PELO. ESO LO HAGO YO!

No es raro oír eso de "¡Qué tomadura de pelo. Eso lo hago yo!" ante un hecho artístico que parece no revestir dificultad alguna ni requerir especial formación o destreza por parte del autor.

Lo cual indica varias cosas.

Una de ella es una baja autoestima de quien lo dice, porque si lo que uno pueda hacer es lo peor que pueda hacerse ¡pues eso! que mal hacedor es uno.

Esa interpretación que hago tiene trampa porque lo que quiere decir es que uno no tiene que saber de todo ni saber o poder hacerlo todo y que de los que se las dan de artistas cabe esperar más. Pero, en cualquier caso, el ponerse uno en el papel de canon de la inutilidad no lo deja a uno mismo en muy buen lugar.  

Otra interpretación es que se espera de los artistas un poder sobrehumano, un mérito excepcional. Por ejemplo un nieto mío ante un cuadro de Teixidor que consistía en una superficie pintada de negro con un listón por arriba y otro por abajo de madera vista me preguntó "¿Dónde está el mérito?" Yo me deshacía en explicaciones que no le satisfacían y terminé preguntándole que por qué no le gustaba. A lo que me contestó que sí que le gustaba, pero que no le encontraba el mérito.

Por supuesto que esa clase de arte conlleva el destrone de los artistas ¡Pues muy bien! El ideal del igualitarismo democrático conlleva, entre otras cosas que los artistas no estén por encima de los demás.

Pero es verdad que los artistas hacen cosas que los demás no hacen.

¡Pues claro! Y los carpinteros y los bomberos. Yo no expongo retratos, ni paisajes, ni bodegones, pero los sé hacer ¡Pues solo faltaría que tras 7 años de estudio de bellas artes según un sistema clásico y muchos más de prácticas artísticas no supiera hacerlos!

Lo que yo pinto son cuadros geométrico de los que los profanos dicen ¡eso lo hago yo!

Pero los que dicen eso están confundidos, porque con frecuencia esa clase de cuadros no son tan fáciles de hacer. Hace unos años una  hija  mía y yo nos pusimos a hacer un cuadro como los de Lucio Fontana. Preparamos un lienzo que pintamos de rojo y luego lo rajamos con un cuter ¡Y salió una birria!

¡No era tan fácil!

Hacer mis cuadros tampoco es tan fácil. Me cuestan mucho y siempre bajo la amenaza de echarlos a perder.

¿Por qué digo esto? ¿Por reclamar un mérito que no es evidente? ¿Por poner mis cuadros  en valor?

¡Qué va!

El que los cuadros los pudiera hacer cualquiera lejos de ser un inconveniente sería una gran ventaja ¡Qué más quisiera!

Sería fantástico que cada uno pudiera hacer con facilidad sus propios cuadros.

Tal cosa no sería la degradación artística ¡Sería el progreso artístico total y la total felicidad!




domingo, 2 de febrero de 2020

Batuteros.




EL SÍNDROME DE LAS MUÑECAS RUSAS.

Ya se sabe que las muñecas rusas son muñecas huecas, que tienen la misma forma pero distinto tamaño y que cada una contiene otras.

Entre regiones y ciudades pasa algo parecido porque la nación contiene regiones, estas provincias y  estas ciudades y pueblos.

La diferencia principal entre las muñecas rusas y las comunidades es que entre las primeras no hay conflictos ¡cómo los va a haber si son seres inanimados! pero entre las segundas sí, al ser seres animados ¡muy animados!

"Si España es una nación, Cataluña también lo es  ¡independencia!"

"León no tiene que estar englobado en Castilla y Valladolid no tiene por qué ser su capital ¡independencia!"

"Cartagena no tiene por qué ser un pueblo de Murcia que no tiene por qué ser su capital ¡independencia!"

Y así hasta el infinito...

Porque tal sentimiento en algunos casos está muy agudizado, pero es muy general, más de lo que parece.

Se aduce el argumento del igualitarismo ¡pero no puede ser! Si las muñecas rusas fueran todas iguales no cabrían unas dentro de otras y no serían tales.

Aparte de que se defiende el principio de igualdad hasta que se alcanza porque inmediatamente el  que era más pequeño quiere seguir creciendo para engullirse al otro...

¿A qué se debe tal fenómeno?

¡Al gran prestigio que tiene el despotismo! Porque eso de mandar y que te obedezcan mola cantidad...

Es que el englobante no tiene por qué sojuzgar al englobado.

Mira por cuantas el que lleva la batuta, el instrumento que menos suena, es el que más prestigio tiene.

Que el dirigente condicione exclusivamente al dirigido... ¡Eso es despotismo!

Para que no lo sea el dirigido también debe condicionar al dirigente, de modo que los actos gubernamentales sean compartidos. Que es lo que me parece que mantiene mi amigo Juan Ignacio 

¡Y a mí me parece de perlas!