Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

sábado, 25 de enero de 2020

¡Feliz año nuevo!


MODOS DE MARCAR EL TIEMPO.

El tiempo es un continuo.

Que se marca y se divide.

Siguiendo el caminar del Sol o de la Luna

¡Es un decir!

Y se cuenta en años.

Por aquí se guía uno por el Sol

Y por allí por la Luna.

Por aquí y por allí se cuentan los años pasados desde que se empezó a contar.

Por aquí vamos por el 2020.

Por allí, por China, por el 4718.

Los judíos empezaron antes y van por el 5780.

Y los musulmanes después y están en el 1441.

¡ Eso qué quiere decir?

¿Que viven en tiempos distintos?

¡Pues no!

Todos vivimos en el mismo tiempo

que nombramos de distinto modo.

Hoy, Año Nuevo Chino, no es solo año nuevo para los chinos ¡es para todos! porque el tiempo es de todos.

No he tenido nunca ocasión de celebrar el Año Nuevo según la cuenta de los musulmanes.

De celebrarlo con uvas al modo de aquí ¡infinidad de veces!

Pero sí una vez tuve la ocasión de celebrar el Año Nuevo según el calendario judío en Nueva York que nos invitaron a cenar por ese motivo, de modo entrañable, unos amigos judíos en la fiesta del Rosh Hashán, que es el Año Nuevo Judío, el 18 de septiembre, según nuestro calendario. Detalle impresionante el de invitarnos a cenar con ellos en fecha tan importante si se tiene en cuenta que los judíos más intransigentes nunca comen con gentiles...

El llamado Año Nuevo Chino, que como he dicho no es solo chino ¡porque ya es de todos! es una fiesta que en Madrid hemos visto incrementarse año tras año debido a que la colonia china ha puesto mucho interés en estar presente en nuestro país.

Da la sensación de que a los chinos les gusta estar junto pero no revueltos. Lo cual será posible durante un tiempo...pero solo un tiempo, Porque se integrarán cada vez más y ya se está notando. No solo por la fiesta del Año Nuevo, sino porque hay muchos jóvenes de padres chinos nacidos en España, ergo españoles, ¡que hablan español sin acento extranjero! Y muchos niños adoptados en China que son españoles de familia española. Y habrá gente cuyos padres sean chinos y españoles. No digo más...

Bueno ¡Es que a mí lo chino me mola cantidubi!



viernes, 24 de enero de 2020

Palabras que flamea al viento.

   
   

UN CÓDIGO MUY PLÁSTICO.

Si hay un código de comunicación especialmente fascinante es el código de banderas náuticas mediante el que pueden comunicarse visualmente barcos en la lejanía del mar. Formado por 26 banderas que se corresponden con letras del alfabeto, 10 correspondiente a los números y 7 más para otros usos. Aparte de que con tales letras se pueda componer cualquier mensaje  cada una de ellas expresa un mensaje completo, por ejemplo  la V que es un aspa roja sobre fondo blanco  indica "necesito auxilio". Ni que decir tiene que en estos tiempos hay formas de comunicarse entre barcos mucho más eficaces, pero no han caído totalmente en desuso, supongo que debido a su estética tan acentuada y suele utilizarse para engalanar embarcaciones y lugares náuticos en fiestas.

A mí me interesa el tema por la fuerte estética implícita, como le interesó al pintor Eduardo Sanz en una época en la que pintaba cuadros que eran cartas de marineros a sus novias en las que las letras eran las correspondientes banderas, y el resultado era muy estético y misterioso porque los significado de esas letras-banderas no son del dominio público, o sea que no se reconocen espontáneamente.

Por eso me dieron ganas de urdir una instalación compuestas por las letras-banderas de dicho código pero tuneadas de tal modo que fueran comprensible por la gente, que como yo, no está versada en tales significados.

Estuve madurando la idea y haciendo series sucesivas de bocetos hasta que por fin llegué a una conclusión que me pareció satisfactoria.

Pero las letras-banderas definitivas aún no las he hecho, y no pienso hacerlas mientras no surja la ocasión de exponerlas ¡porque me cansa almacenar tantas cosas!

De todos modos os enseño los bocetos. a ver qué os parece.



























































lunes, 20 de enero de 2020

Un asunto medular.



SER O NO SER.

¡Hay que mojarse ¿Eres creyente?

No creo que haya que mojarse necesariamente. De todos modos, no soy creyente.

Entonces qué ¿Eres ateo?

No, no soy ateo.

¿Agnóstico?

Tampoco soy agnóstico.

¿Qué eres entonces?

Soy místico.

¿Como Santa Teresa y San Juan de la Cruz?

No. A mí esos santos no me parecen místicos. Me parecen hipercreyentes. Pero eso es otra cosa.

Y ¿qué es para ti la mística?

La sublimación de la metafísica.


Y ¿qué es para ti la metafísica?

Lo relativo al ser. A lo que es y a lo que no es. Siempre que se emplea el verbo ser se está haciendo metafísica. Y cuando interesa solo el ser despojado de toda fenomenología se está en plan místico. Lo cual no tiene nada que ver con el arrobo teológico.

Hay un esquema que explica esto muy bien, un círculo o una esfera con su centro. En la circunferencia o en la superficie esférica están los fenómenos. Es el reino de la fenomenología. Por ejemplo, yo y tú somos dos fenómenos absolutamente distintos fenomenológicamente. Un poco más dentro está un punto, el de la humanidad del que salen dos líneas, una hacia ti y otra hacia mí. Más dentro aún hay otro punto el de los antropoides del que sale una línea hacia la humanidad y otras líneas hacia los chimpancés, los gorilas, los orangutanes...Más adentro aún está el punto de los vertebrados...Habrá puntos interiores que nos relacione con las patatas. Otros más profundos que nos relacione con las bacterias.Otro más profundos que nos relaciona con los virus y otro más profundo aún que nos relaciona con los minerales... Y habrá un punto centralísimo que relacione todo con todo pero que no tiene ninguna particularidad fenomenológica ¡ese es el reino de la mística!

Me ha dicho mi amigo Pedro, que es un filósofo acreditadísimo, que estoy en lo cierto, o sea que...

Los creyentes-místicos ponen a Dios en ese punto central, como Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Pero hay místicos como lo sufíes que tienen dos corrientes contrapuestas. Una es la de los panteístas que no deben creer en este esquema ni en que se pueda separas el ser de ser algo y la otra que piensa que Dios es la primera fenomenología y lo del centro mismo es innombrable y carece de cualidades. 

Algo así pasa con Brahma, el "dios padre" de la "trinidad" indú. Los otros dos son Shiva y Visnú. Pero encomendarse a Brahma ¡es perder el tiempo! porque no hace nada, ni favores, ni nada. Haría el mundo, pero como ya lo terminó hace mucho pues está eternamente jubilado. Tiene un solo templo en toda la India en Púskar, que visitamos y le hicimos una ofrenda, en una larguísima cola, consistente en unos pocos panchitos y bolitas de anís. Es que nos dijeron que  era su cumple ¡mira qué casualidad! Lo que no nos dijeron es que cuantos cumplía.

Otros místicos que no lo parecen son los taoísta. Estos ¡pasan de todo! También del esquema redondo. Y ¿por qué son místicos? Por eso, por pasar de toda particularidad y singularidad. 

Por pasar pasan de toda doctrina y de todo sistema. Por ejemplo dice Lao Tse en el Tao Te King que basta que una doctrina se sistematice para que quede invalidada.

Ergo si soy algo, soy taoísta porque ni tengo que ir a misa, ni a la mezquita, ni a la sinagoga, ni creer en ninguna doctrina ¡En nada de eso!

¡Hombre! ¡En nada no!

¡¡¡En la mística!!!



martes, 7 de enero de 2020

¡El mejor día del año!



LOS PADRES SON LOS REYES.

Hoy 7 de enero ¡acaba de pasar el gran día!

El Día de Reyes.

El día más mágico del año.

El tópico correspondiente, que los Reyes  son los padres, es la gran mentira.

Porque la gran verdad es que los Padres son los Reyes.

Por lo menos todo el mundo es hijo. Y muchos además son padres ¡el gran honor!

Padres y madres, madres y padres presiden las familias.

¡La familia es la gran institución ante la que todas las demás instituciones palidecen! Por lo menos esa es mi convicción.

Cada uno lo celebra a su modo. Y el nuestro es disfrutar de la gran comilona y recibir los regalos debidamente tuneados.

Cada año les muestro a mis amigos y conocidos de "la red" los regalos de reyes.

¡Aquí van los de este año! 






















¡Hasta el año que viene y salud para todos!