Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

lunes, 24 de noviembre de 2014

En defensa de lo corriente.


EL CENTRO, CENTRO, CENTRO.

Tenemos dos verbos donde otros tienen uno, pero a veces como si nada ¡Hasta el propio idioma se cuela a veces! Tenía un amigo americano que dijo una vez: "Mi suegro es muerto" No Jimi no, se dice "está muerto". A lo que respondió: "Pues está muy muerto" ¡Excepciones que aturrullan la regla!

Otras veces no son excepciones. Verbigracia: Fulanito ES de izquierda y Menganito Es de derecha. Ahí encajaría mejor ESTÁ ¿no? Que está a la derecha de unos y a la izquierda de otros. Por lo que se ve nuestra sociedad no es circular, sino elíptica. No tiene centro ¡tiene focos, dos focos!

En realidad no es elíptica ¡es parabólica! con un solo foco y ¡una directriz! Todos piensan en lo mismo y según la misma directriz: ¡peer en botija!

Pero siguen hablando del centro, del centro izquierda y del centro-derecha.

A la izquierda o a la derecha del centro ¿no? Pero es que aquí no hay "centro". Hay centro-izquierda y centro-derecha ¡Pero qué es eso!

Lo que yo veo es que la clase política es mayoritariamente de derechas ¡No hay más que verlos! Los sueldazos, las pensiones de jubilación, los coches oficiales, las comidas de trabajo, el caché ¡y como pierden el culo por pillar un cargo! Dicen que es por filantropía ¡Ya! ¡Ya! filantropía. Auto-filantropía, en todo caso. Por eso el respetable está ya hasta el gorro y prospera, como prospera, Podemos, aunque últimamente da patinazos...¡El chasco que se avecina va a ser clamoroso!

A mí lo que más me gustaría es que hubiera centro. No centro-derecha ni centro-izquierda ¡centro! ¡centro-centro! Es que, claro ¡es poco atractivo! ni carne ni pescao. Verdurita, lo que digo, es poco atractivo.

A mí me gusta porque me gusta lo corriente, lo vulgar, lo prosaico. No me gustan las emociones fuertes, ni que me vayan dando sustos. Prefiero las lentejas al caviar, los níscalos a las trufas. No es porque sea un demagogo ¡que lo soy! Es que las lentejas pueden estar buenísimas y una vez que dieron a probar caviar del bueno me supo a tartar de chicharro. Pero es que me falta entrenamiento. Bueno, el tartar tampoco me gusta. Y las trufas frescas aún no las he probado. Tan solo las del tarrillo con agua ¡y no me gustan nada! No nos engañemos, me gusta comer ¡de puta madre! Para lo cual no son necesarias tales florituras.


A mí me gustaría un gobierno corriente, de andar por casa. Ni de aristócratas ni de mártires. Sin tanto mito ni tan gloriosas ideologías, que no sirven más que para emboscar a tanto mangante. Me gustaría un gobierno de gente corriente, que a los de izquierda les pareciera de derecha y a los de derecha de izquierda.


lunes, 17 de noviembre de 2014

En la duda la más madura.


¿DEBEMOS VOTAR A PODEMOS?

Ando desojando estos días la margarita:

Al PP, desde luego, no lo voto ni borracho.

Hasta ahora he sido votante constante del PSOE, pero a Tomás Gómez ¡ni de coña!

A Izquierda Unida no acostumbro. Andan con cambios mimetizantes estos días, pero aún no sé.

¿A Podemos?

Después de mucho meditar...¡Pues no! a Podemos no lo voto ni trompa.

¿Por qué no? ¿Por lo que dice el PP y, o, el PSOE?

Que es una especie de bolchevique tropical.

Pues no es por eso.

¿O un antisistema?

Pues tampoco.

¿Porque es un populista?

Tampoco por eso.

Y ¿quién me ha convencido de que no vote a Podemos?

¡Pues el propio Pablo Iglesia!

A quien dios ha venido a ver, y no sé aún por qué coño ha sido a él precisamente.

¡Hombre! sí que lo sé. Porque todos los que hasta ahora han gobernado se han revelado como corruptos, y Podemos no se ha corrompido, entre otras cosas porque no ha tenido ocasión, pero no es suficiente.

Lo que me echó atrás del todo fue la entrevista con Ana Pastor. Porque lo encontré pedante, vacuo, demagogo, charlatán, retórico, estereotipado y etiquetero a tope ¡A lo mejor no es así! Pero, honradamente, es lo que me pareció.

Buen pedagogo sí que es, porque los estereotipos que se inventan se los incrustan en la memoria a todo quisque: la "casta", la "puerta giratoria" y todo lo demás.

¡Vamos, que no le voto!

¿Y a quién?

De momento quien va a la cabeza es Ciudadans. Porque su líder al hablar dice. Y se opone, con un par, a los independentistas de izquierda y de derecha, y a los que con sus ansias de votar ¡como sea! atropellan el estado de derecho. Y porque los catalanes me caen bien, a pesar del empeño que ponen en caer mal los que más la pían.

¡Pero si son de derecha! me dice Ángel.


Pues a lo mejor, pero se muestran limpios y coherentes, y defienden sus ideas en las circunstancias más adversas. Porque tienen en contra a los independentistas y a favor al PP ¡que no sé qué es peor!

sábado, 1 de noviembre de 2014

Pellejo duro.


Este post se lo dedico a mi amigo Jorge.


¿1 Ó 2?

Cada uno de nosotros ¿somos uno o somos dos?

Tenemos dos ojos. Dos orejas. Una nariz, pero con dos agujeros. Una boca, pero con dos mitades simétricas. Dos brazos. Dos piernas, etc. Y todo ello gobernado por un cerebro que tiene dos lóbulos. Muchos dicen que son dos cerebros. El de la izquierda gobierna el cuerpo de la derecha y el de la derecha el de la izquierda.

De ser dos cada uno, ambos están coordinados y son inseparables. 

De estar separados cada uno de ellos andaría a la pata coja, tendría que tener suturada la parte de la unión, dividir el hígado y el corazón ¡ni se sabe! Pero no hay problema porque estamos juntos y tan coordinados que funcionamos como uno solo. Y de muchos de los órganos duplicados bastaría con usar uno solo y el otro de repuesto. Yo, por ejemplo, estaba sordo como una tapia, de los dos oídos, me operaron uno y voy tirando, y ahí tengo el otro para operarlo si viniera al caso.

Todo esto que digo parece bizantinismo puro ¡nadie se va a separar en sus dos componentes!

¡Ay que no! Le ha pasado en parte a mi amigo Jorge. Se le ha metido un coágulo en una arteria y ha dejado sin gobierno a uno de sus dos socios. Y ahora anda entrenándose para rehabilitar el brazo, la pierna y el ojo sin gobierno. Y la función común de ambos Jorges que es el deglutir. Para lo cual hace ejercicios musculares.

¿Qué está pasando realmente?

Lo que a mí me parece que está pasando es que están entrenando al cerebro sano para que se haga cargo del gobierno de ese socio desgobernado ¡Y parece que la cosa funciona!

Eso no le ocurre solo a los bichos que tienen simetría axial como nosotros. Le ocurre a otros muchos, como las estrellas de mar. Muy claramente ocurre en otros equinodermos, muy parecidos a las estrellas, las ofiuras. Son esos discos con cinco rabos. Si uno se fija bien este disco está compuesto por cinco cabezas firmemente soldadas, y a cada una de ellas tiene una especie de espinazo, con sus vértebras y todo. Son como colonias, de cinco individuos. En tal caso nosotros seríamos colonias de dos individuos. Si una de esas "colonias" que son los equinodermos las separamos rompiéndola, por ejemplo en tres y dos ¡no pasa nada! porque la de tres genera las dos que le faltan y la de dos las tres.

Los equinodermos, que no están tan alejados filogenéticamente de nosotros, proceden de larvas que, como las nuestras, son bilaterales. Lo que parece que pasa es que cuando se desarrollan ¡le dan por formar "colonias" de cinco! Cabría pensar en alguien que se pinche con un erizo de mar y se convierta en un Equíderman, y que de su cabeza salgan otras cuatro y que esos cinco cuerpos solidarios vayan haciendo de las suyas por ahí. Serían invulnerables, porque si algún enemigo lo despedazara ¡se multiplicarían al instante y el enemigo estaría jodido! Es lo que le decía a mi nieto Nico para consolarlo cuando este verano se pinchó con un erizo.

Esta clase de colonias se da en otros bichos, como la carabelas portuguesas. Parecen medusas pero no son sino colonias de pólipos y medusas que tienen funciones diferenciadas. Uno de los componentes es una especie de empanadilla transparente que hace de flotador y de vela. Otro  hace de aparato digestivo, es el único que come, otro de reproductor que es el que jode y el otro también jode, pero a los bañistas, porque es el urticante.


Me dice mi chica, más o menos, que me invento gilipolleces. Pues seguramente ¡Se me ocurren cuando veo que mi amigo Jorgito progresa adecuadamente!


miércoles, 29 de octubre de 2014

Independentistas insospechados.


¿QUIÉNES DEBEN VOTAR?

He entendido al presidente del gobierno que el destino de España depende de la voluntad de los españoles. Supongo que no sea un brindis al sol. Que se haya documentado debidamente y sepa que tal cosa se puede afirmar con fundamento.

Y yo ando dándole vueltas a la perola para ver quienes deben votar en un referéndum relativo a la independencia o a la no independencia de Cataluña.

Hablo con gente catalana partidaria de votar, que curiosamente no es independentista. Es decir que es partidaria de votar aunque votaría no a la independencia. Yo le digo que sí, que votemos todos los españoles, no tan solo los empadronados en Cataluña.

Y me dice que no, que solo los catalanes (es decir, los españoles empadronados en Cataluña).

Y busco un argumento. Y el que encuentro es que los españoles de otras regiones ¡tendremos algo que decir! cuando está en juego la integridad de nuestro país.

Pero no la convenzo. Y, pienso, que convencería mucho menos a los independentistas. Ergo no es un buen argumento, porque no es universal.

Y sigo pensando:

O sea, que solo los catalanes (los españoles censados en Cataluña) tienen la facultad de decidir si Cataluña sigue perteneciendo a España. De modo que si dicen que no, se separan. Y el resto de los españoles no tendría nada que decir, ni derecho moral a impedirlo.

Por dar mayor amplitud a la dialéctica, admitamos como bueno este argumento.

¿Y si decidieran por mayoría no separarse? ¿Tendría que tragarse el resto de los españoles a gente que se ha mostrado tan díscola, y que presumiblemente seguirá mostrándose del mismo modo por los siglos de los siglos?

¡Hombre no! Habría  que preguntar al resto de los españoles si están dispuestos a seguir cargando con tan pesada cruz.

O sea, que por una razón o por otra hay que preguntar a todo el mundo.

Creo que nadie podría rechazar este argumento.


¿No os parece?


domingo, 26 de octubre de 2014

¡Fíate de la virgen...!


SER Y NO SER.

Algo es si está siendo. Lo que no está siendo, porque fue o porque será, no es. Porque ya no es o porque aún no es, pero, en cualquier caso, no es. Lo dijo Machado: "Ayer es nunca jamás". Y yo digo que mañana será o no será.

Esta regla, que no me la invento, tan solo la saco a relucir, se olvida continuamente. E interesadamente se quiere prolongar lo que ha pasado, y ya no pasa, o empeñarse que está pasando lo que aún no pasa y puede que no pase nunca.

En medio de tanto racionalismo, o de pseudorracionalismo, impera la magia. La persistencia de la historia, aunque esté muerta y seca, o más falsa que el alma de Judas.

Por otra parte vivimos en el reino de los pronósticos. A veces le montan unos pollos impresionantes a los predictores que no aciertan. P.e. predicen un resultado electoral y se equivocan totalmente, y lo ponen verde ¡pero si lo han dicho antes de la votación! ¡Lo suyo es que se equivoquen! Si aciertan ¡chapeau! ¡Pero no les regañen si no acertaron!

Estamos mal acostumbrados porque con frecuencia no vemos la realidad, sino la retransmisión de la realidad. Si uno va al futbol ve el futbol. Si ve un partido por la tele no ve el futbol, ve unas imágenes tomadas en el futbol ¡que no es lo mismo! P. e. si en el futbol uno se distrae y se pierde un gol ¡se lo perdió para siempre! En la tele se lo repiten. Pero eso que ve no es el gol. Tampoco lo que se vio antes.

La verdad es que en cualquier caso se lo pierde porque, aunque esté en el campo, inmediatamente ponen el balón en el centro ¡ya otra cosa mariposa! Queda el recuerdo, pero pasar, lo que se llama pasar,ya no pasa. Y por lo tanto no es, ya no es.

El SER está ligado al CONOCER.

Si algo es pero no lo conocemos es como si no fuera. No basta con que se lo cuenten a uno, porque le pueden estar engañando, maliciosamente, o confundiendo, sin malicia.

El CONOCER está ligado a la EXPERIENCIA. Constatar experimentalmente. Es el puro empirismo. Es lo que se está experimentando. Lo que se experimentó, pero se sabe que ya no es, pues no es. Lo que está siendo se tiene que estar experimentando. No basta con que te lo estén contando, porque a lo mejor te están mintiendo, o el que te lo dice se equivoca, o lo entiendes mal.

Todo lo que te cuenten puede que sea o que no sea. Y harás muy mal en creértelo. No es que digas que es mentira, sino que no te lo crees. Porque para creértelo tendrías que verlo, tocarlo, olerlo y saborearlo, si es posible ¡Si no, nada monada!

Y el mundo cierto se reduce a lo que puedas alcanzar con tu experiencia. Todo lo demás hay que meterlo entre paréntesis, pero no darlo por cierto ¡jamás!

Y lo que experimentes será real mientras lo experimentes. Porque si dejas de experimentarlo ¡a saber!

Es que se vive en un mundo que es pura trola ¡Y hay que tomar precauciones!


sábado, 11 de octubre de 2014

La perversa arbitrariedad.


LÓGICA DEMOCRÁTICA.

La democracia no es más, ni menos, que un procedimiento, que ha de ser necesariamente lógico, por el cual prevalece la voluntad de la mayoría en asuntos que afectan a todo el mundo.

Resalto lo de lógico, porque de lo contrario sería arbitrario y la arbitrariedad nunca es democrática.

Lo primero es saber quién es "todo el mundo". Y, lógicamente, una parte de "todo mundo" no es "todo el mundo".

Por ejemplo, los que reclaman la independencia de Cataluña son una parte de la población de Cataluña. Y Cataluña es, hoy por hoy, una parte de España. En tal caso "todo el mundo" es España. Y lo que se quiere dilucidar es si Cataluña en el futuro debe continuar siendo, o no, parte de España. Ergo ahora, y mientras no deje de serlo, lo es.

Lo que pretenden los que promueven un referéndum, del modo ilegal en que está planteado, es la independencia y se apoyan en los demócratas instintivos que quieren, ante todo y sobre todo, que prevalezca la voluntad popular.

Los que quieren evitar a toda costa tal referéndum pretenden verdaderamente evitar la independencia ¡como sea! y excluyen cualquier clase de referéndum, aunque sea legal.

Ambas opciones son lógicamente antidemocráticas.

Aquí se alardea mucho de democracia pero se es muy poco demócrata. Recuerdo la práctica perfectamente democrática que se empleaba en la Universidad Católica de Puerto Rico en Ponce, donde yo era profesor del 70 al 73. En uno de los órganos de gobierno formado por todos los profesores se seguía el siguiente mecanismo: Si alguien pretendía someter a votación un asunto presentaba una moción con el enunciado correspondiente. El presidente preguntaba ¿Alguien respalda la moción? Si la respaldaban mínimamente se sometía el asunto a votación. Si no se respaldaba ni se votaba. En la votación podían votar en contra los que la habían respaldado, porque lo que respaldaban es la oportunidad de la votación no su sentido. Se procedía a la votación y se obraba en consecuencia. Me parece que es un procedimiento leal y transparente.

Aquí nunca se hace eso. Todo el mundo obra defectuosamente respecto a ese paradigma.

El parlamento catalán carece de la potestad necesaria para convocar ese referéndum ¡Ese es un hecho incuestionable! Ergo no procede continuar.

El Gobierno de Cataluña es la parte del Estado Español referido a Cataluña. Ergo declararse de hecho en rebeldía es un acto de deslealtad inaceptable. Y nunca debió emprender ese camino y debería abandonarlo inmediatamente.

Entonces ¿qué?

De acuerdo con ese "paradigma puertorriqueño" el parlamento catalán debería votar si encomienda a los representantes catalanes en el parlamento nacional a que presenten una moción para realizar un referéndum a escala nacional de permanencia o   de independencia de Cataluña respecto a España.

¿Qué podría pasar?

El parlamento nacional no podría rechazar esa moción, porque, por lo menos, la respaldaría la minoría de catalanes y algunos más, y, lógicamente, se tendría que producir una votación.

 Si los representantes del pueblo español votaran en contra de la celebración de un referéndum de alcance nacional el malestar sería muy grande, porque el principio fundamental de que la suerte de España la determinan los españoles quedaría en entredicho.

Pretender que los españoles en general no tengan vela en este entierro es profundamente antidemocrático, porque la soberanía de España, de toda España, reside en los españoles, en todos los españoles.

Haciendo un ejercicio de imaginación enorme, supongamos que se celebra un referéndum a escala nacional en el que se votase dando respuesta a una pregunta, más o menos, parecida a esta: ¿Cuál es su deseo, que Cataluña continúe dentro de España o que se independice?

El resultado democrático sería el cómputo de la voluntad expresada por cada uno de los votantes.

Impedir que voten los españoles no catalanes, porque se presume que votarían contra la independencia es antidemocrático por atentar a la lógica más elemental. Dado que en el momento de la votación Cataluña forma parte de España ¡El que no forme parte es lo que se estaría votando!

Cada uno de los votantes no catalanes que piensen que ese asunto afecta tan solo a los catalanes, deberían votar en blanco. En caso de que la mayoría de los españoles no catalanes resolvieran no decidir en este asunto, tal decisión sería perfectamente democrática. Mientras que imponerla no lo sería.


El resultado sería muy revelador y perfectamente democrático, e iluminaría el camino a recorrer a continuación. Y se podrían hacer todos los actos democráticos que el pueblo soberano crea oportuno, encomendado su gestión a sus legítimos representantes.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Don Tancredo.


LA BITÁCORA.

Las agujas magnéticas de las brújulas, que marcan el norte, y a partir de eso sirve de orientación, no están fijas ¡sería absurdo! sino que por lo menos giran respecto a un eje. Si no están sobre un disco flotante.

Cuando el ambiente es muy movido hay que preservar la aguja magnética de esa movilidad. Es lo que ocurre en la navegación. Para lo que se utilizan bitácoras.

La bitácora es un aparato que contiene la aguja náutica en los barcos y está junto a la rueda del timón.

Si los barcos no fueran por la mar, sino por tierra, no haría falta bitácora, con poner la brújula sobre una mesa bastaría.

Pero van flotando por en el mar. Que a veces está plácido, nunca demasiado, y a veces embravecido. Cuando esto ocurre la horizontalidad desaparece. Y eso para una brújula es fatal. Ergo hay que tratar por todos los medios que la aguja magnética permanezca horizontal en las condiciones más agitadas. Hay que lograrlo ¡y se logra! ¿Cómo? ¿Amarrando la brújula firmemente a un soporte? No. Porque cuanto más firmemente se amarre a un soporte móvil más se moverá ¿Hay que dejarla suelta. Lo más suelta posible. Y cuando eso ocurre ya puede escorarse el barco, ponerse de pie sobre la proa o sobre la  popa, que la brújula hipertérrita marcará el norte totalmente horizontal.

¿Cómo es una bitácora?

La aguja náutica está sobre un soporte que flota en un recipiente con líquido. Recipiente que está en una "suspensión cardán" que es un mecanismo formados por anillos concéntricos en los que el eje de uno está a 90º del siguiente, y cada anillo gira libremente sobre su eje. La aguja náutica señala al norte en un plano horizontal, como efecto del magnetismo y de la gravedad de la Tierra, a pesar de que como efecto del oleaje la embarcación esté sometida al movimiento más irregular y violento.

De aquí hay que sacar una moraleja, a mayor agitación menor firmeza. Más flexibilidad.

Ante el reto que plantea Mas y sus secuaces lo menos adecuado es la "firmeza " de Rajoy. Que echa el candado y se va a la China.

Ya hemos llegado demasiado lejos. Las marrullería de Mas cada vez tienen más éxito, favorecidas por la prepotencia de Rajoy que confía demasiado en el sistema, cuando lo que está en cuestión es precisamente el sistema.

Con otro ejemplo hídrico ¡no hay un hilo tan fuerte como para soportar los tirones de cualquier pez, por grande que sea! Cuando el pez tira se le suelta el hilo y cuando deja de tirar se le recoge ¡Pero no se va uno a la China o al Limbo confiando en la firmeza de un cable sujeto a un alto tribunal! Fíate de la Virgen y no corras...

A estas alturas el derecho a decidir de los catalanes, votando, en este asunto es un tópico trilladísimo. Mientras que el derecho a decidir del resto de los españoles en este asunto es una posibilidad que parece que el Gobierno de la Nación ni siquiera se ha planteado. Y si se lo plantea alguna vez puede que sea demasiado tarde.

De la historia de España yo sé poco, pero muchos parece que saben aún menos. O lo que saben no les aprovecha.

Muy sucintamente, España de constituyó en el siglo XVI por la unión de dos reinos grandes, Castilla y Aragón y uno pequeño Navarra. En un estado confederado. Después de descubrir América se le fueron añadiendo otros estados, Virreinatos, y a veces reinos vernáculos, como por ejemplo la "estirpe real" Inca que abdicó en favor de la española y puede que eso mismo se diera en más ocasiones. El caso es que una nación peninsular bastante grande y un imperio tan extenso se caracterizó por la flexibilidad administrativa ¡Esa, y no otra, es nuestra historia!

La inflexibilidad comenzó con los borbones, que empezaron a centralizar el imperio y la metrópolis. Y el modelo administrativo actual tiene un origen "muy reciente", de 1.833 cuando el afrancesado Francisco Javier de Burgos, por encargo de la Regente María Cristina en el principio del reinado de Isabel II, implantó una férrea centralización e hizo la división administrativa de España que, con retoques, es la base de la actual estructura de nuestro país ¡La eterna estructura de España no tiene ni dos siglos!

Ergo, Rajoy -que debe machacarse mucho en el gimnasio, porque cuando va de chaqué luce palmito- tiene muy poca cintura. Y los demás tienen muy poco de todo ¡Y nos van a llevar a la ruina!