Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

sábado, 23 de agosto de 2014

¡Dos mejor que uno!


MEDALLA DE PLATA.

Estoy con mi amigo Dani cuando dice que hay que reivindicar el número dos. Quedar segundo.

Porque quedar segundo indica que se es bueno. Y eso siempre es satisfactorio.

Ser malo no ¿Cómo se va a reivindicar ser malo? Lo adecuado es ser bueno. Hacer lo que sea bien. Y mientras no se haga bien dejarlo, o perseverar hasta lograr la destreza apropiada.

Mientras que quedar primero siempre me ha parecido una ordinariez. Indica que se es el mejor ¡Mejor que nadie! ¡Qué horrible! Porque lo mejor es enemigo de lo bueno.

No digo que ser el primero sea malo. Pero no es tan bueno, para mi gusto, como ser segundo. O el tercero, que da igual, porque también indica que se es bueno. Me encanta ver en concursos deportivos como, después de los primeros momentos en los que el 1º se montan en el cajón más alto, en 2º en el siguiente en altura y el 3º en el más bajo, que el 1º invita a los otros dos a subirse a su cajón. Me gustaría aún más que el 2º invitara a los otros dos a subirse en el suyo.

Y, desde luego, me parece fatal los que quieren ser los primeros por narices

No suelo ver en la tele la celebración de las finales. En las que los segundos quedan tan humillados con su medallita de plata, que recogen cabizbajos. Me pareció horrible como Cañizares, que jugaba en el Valencia tiró su medalla de plata al suelo a continuación de recibirla.

Como me parece horrible que en la celebración participen explosivamente los ganadores y los subcampeones se retiren con el rabo entre las piernas ¡Tendrían que celebrarlo todos, por haber llegado a la final!

En atletismo veo que es distinto, porque todos los que ganan algo están contentos. Porque todos pueden ganar algo respecto a sus marcas anteriores o a sus expectativas. Y si fallan se suelen cabrear, pero no mucho, porque saben que por el mero hecho de estar allí demuestra que son buenos.

Y lo peor que me parece de todo es el partidismo del público, que llora desconsolado si su equipo pierde o está exultante si gana.

Ya lo he dicho más veces, ganar o perder no es tan importante como jugar.

Y lo peor de todo es que esta situación es el reflejo de las ansias de esta sociedad. En cambio a veces se acierta, como hacen gala de ello mis paisanos cuando dicen ¡Viva er Beti man que pierda! o ¡To er mundo ee gueno!

Y digo que nuestra sociedad tiene esas ansias bastardas porque dado que se distribuye en tres clases sociales: alta, media y baja, la tendencia no es que pasen la alta y la baja a la media engrosándola hasta hacerla única. Sino que todo el mundo quiere "peer en botija". Ser de primera ¡nada de segundones!

Y lo que es peor, que los de primera tienden a empujar a los de segunda donde la tercera. Y anular su estrato y reducir el panorama a dos, que en este caso es perverso: señores y sirvientes.

Ya digo, estoy con Dani, el 2º cajón es el bueno. Los otros son o mejor o peor, que para el caso es lo mismo, porque si lo mejor es enemigo de lo bueno ¡será porque es malo!


domingo, 17 de agosto de 2014

¡Entre pillos anda el juego!


EL CUENTO DEL VIRREY LADRÓN.

Parece ser que se sabía de los manejos que habían llevado a Banca Catalana al descarrilo en 1982. Y que se sospechaba, o más que eso, que el clan Pujol había "pillado". Pero no se podía obrar en consecuencia porque eso supondría "un ataque a la nación catalana".

También se está airando mucho en estos días como Maragall le tiró al honorable el 3% a la cara. O sea que el clan  Pujol se embolsaba el 3% como comisión de las obras que encargaba la Generalitat.

Pero no se habló más ni pasó nada más.

Y yo me pregunto ¿por qué no pasó entonces y sí pasa ahora?

Cuando Pujol dejó el poder lo tomó su delfín Mas.

Y Mas exigió al estado español un estatus privilegiado como el de Euskadi. O si no, la independencia.

Y como fue que no, pues la independencia.

Nunca llegó a mis oídos que Pujol, durante el tiempo que fue president, se manifestara independentista ¡Y siempre le presté una exquisita atención! Pujol se manifestaba siempre AUTONOMISTA.

Es decir partidario de una región cuasi nación. Y claro, eso se entiende mal. Se entiende muy bien una región dependiente o una nación independiente, pero no esas medias tintas.

Parece que a Mas no le gustan las medias tintas y ha planteado sin ambages la independencia.

Su socio Durán y Lleida tampoco es independentista. Es confederalista, que no es lo mismo. Estados confederados son estados distintos con una alianza permanente. Por ejemplo el Reino Unido es una confederación de naciones aliadas en un estado común. E indicio de ello es que Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen equipos de futbol nacionales. Por eso la independencia de Irlanda es un caso muy distinto de la de Cataluña. Pueden decidir la separación porque la unión se produjo con la condición de desunirse cuando Escocia lo quisiese.

Pujol acabó declarándose independentista como efecto del independentismo manifestado por su sucesor.

Mi sospecha es la siguiente: el estado tolera que roben sus birreyes, si ese es el precio de la dependencia. Pero si declaran la independencia eso quebranta las reglas del juego. Y en tal caso ¡no tolera latrocinios! Y no solo no los toleran sino que se convierten en recursos disuasorios.


¿Es cierto todo esto que digo? " se non è vero, è ven trovato".


jueves, 14 de agosto de 2014

El agujero morao.


¿PODREMOS?

Es un hecho que PODEMOS ha revuelto el gallinero ¿Quién gana y quién pierde?

Gana PODEMOS. Pierde el PSOE e IZQUIERDA UNIDA que avanza un poco más hacia el epíteto IZQUIERDA HUNDIDA. Y PSOE le va a la zaga. Y también gana el PP ¡pero ojo! que se puede resquebrajar el sistema y provocar en el PP insospechados perjuicios.

¿A qué se debe esta nueva situación?

A que la izquierda, que es de natural horizontal, soporta mal las jerarquías. Y cuando observa jerarquía autocomplaciente en sus propias estructuras se revela y se descompone. Mientras que la derecha, que es de natural vertical y jerárquica, el sistema jerárquico actual no le molesta.

La gente que observa la semejanza de las jerarquía de los partidos de la derecha y de la izquierda concluye ¡Son iguales! "PSOE y PP la misma mierda es"

No son iguales, pero esa verdad dista mucho de ser evidente.

Todo partido político ha de tener "aparato". No puede ser de otro modo. Y ese "aparato jerarquizado" debe tener como función dotar de cuadros al estado para su buen funcionamiento. Y con ellos satisfacer las necesidades de sus ciudadanos, que con sus votos otorgan poder a los líderes elegidos.

Pero cuando se pervierte un partido no sirve a los ciudadanos, sino que se sirve de ellos, obteniendo sus votos para mantener sus privilegios.

Y cuando los electores se aperciben del timo retiran su apoyo a los candidatos del partido, y este se va arruinando progresivamente.

La ciudadanía otorga su confianza a las propuestas que ofrezcan mejores perspectivas. Hoy por hoy PODEMOS ofrece mejores perspectivas al electorado desencantado.

El PSOE es un partido de izquierdas herido profundamente por el desencanto. Por lo que precisa urgentemente renovar su "aparato".

¿Quién ha propuesto renovar a fondo el "aparato de partido" del PSOE?

Principalmente Eduardo Madina.

Pero el viejo "aparato" no cedió. Ni acertó Madina a hacerlo ceder recabando los apoyos necesarios.

El viejo "aparato" acertó a presentar un líder presentable: Pedro Sánchez.

¿Puede Pedro Sánchez atraer el apoyo mayoritario del electorado, o frenar al menos la progresiva decadencia de su partido?

Eso se verá en las próximas elecciones ¡Pero entonces será demasiado tarde!

Y ¿Podrá realmente PODEMOS hacerse de un aparato eficaz y a la vez coherente con sus éticos principios?

Eso es algo que tampoco sabemos ahora.

Lo que está claro es que PODEMOS ha puesto el dedo en la llaga de la corrupción que pervierte el medio político, sobre el que está ejerciendo efectos beneficiosos.

¿Podría gobernar, o pactar,  satisfactoriamente según sus éticos principios?


Pues, francamente, NPI!


domingo, 10 de agosto de 2014

Gustos permanentes.


LAS CASAS DE MIS ABUELAS.

Mis dos abuelas se llamaban igual pero se las nombraba de modo distinto, a la materna le llamaba "abuela Lola" y a la paterna "mamá Dolores". A mi abuelo materno, Enrique, ni lo conocí y al paterno, Tomás como yo, o yo como él, mejor dicho, lo conocí poco.

Murió mi abuelo Tomás cuando yo tenía cinco años. El caso es que hasta que cumplí esa edad tuve tiempo de sobra para tratarlo, pero lo traté poco. Recuerdo que era un anciano magro y sarmentoso que liaba sus cigarrillos y yo le ofrecía hojas secas de parra trituradas porque en todo me parecía igual que el tabaco. él rechazaba amablemente mi ofrecimiento sin darme propiamente una explicación. Pero es que parece que había sufrido un ictus del que seguramente nunca llegó a recuperarse totalmente. Era marinero y le sobrevivieron muchos años dos gorras suyas que estaban colgadas en una percha junto a la entrada. Una de más diámetro que la otra. Parecidas, sobre todo la mayor, a las gorras militares, aunque eran perfectamente civiles. Parecida la más chica a las que cubren a Lenin en las fotos.

Ambas casas eran singulares, verdaderamente no conozco ninguna que no lo sea, y muy distintas. La de mi abuela Lola era un segundo o tercer piso de la calle del Puerto. Y la de mi abuela Dolores una casa baja de la calle de la Paz.

La casa de mi abuela Lola tenía un salón-comedor más bien oscuro que daba a dos habitaciones muy luminosas con balcones a la calle. A continuación del salón había un espacio realmente surrealista, un pasillo que rodeaba un vacío, coronado por una montera o lucernario de cristal y hacia abajo el precipicio, rodeado por pasillos análogos al nuestro de los pisos más bajos. Y abajo del todo un sombrío y amplio espacio, la casa de Segunda, que es como se llamaba esa vecina. Me resultaban muy llamativa la sombra de abajo, a donde se podría uno caer fácilmente, y la luz de arriba, a donde no se podía ascender tan espontáneamente.

Había más cosas interesantes en casa de mi abuela Lola, donde vivían además su hija, mi tía Julia, su marido, mi tío Pedro, un tipo interesante que pintaba muy bien, y misterioso, porque tenía un ojo de cristal y los hijos de ambos, mis primos Pepe, Loli y Julio.

Tenía mi tía Julia -¡que me encontraba guapísimo! y me lo decía con mucho entusiasmo- una perrita pequeña que se llamaba Linda. Y que trataba con Zotal para librarla de parásitos. Y con ese olor tan característico están enredados esos recuerdos.

Iba mucho más a casa de mi abuela Dolores, donde, además vivía mi tía Gertrudis que vestía de negro, con mantón espeso en invierno y manto translúcido en verano, había muchas señoras en esa época de ese modo ataviadas, como en Irán. Aquella era una casa que daba mucho más juego, y donde podía estar jugando solo con la tierra de lo que llamaban impropiamente el corral, porque entonces no había ningún animal. Tan solo un huerto inculto.

Tengo que aclarar que para mí el estar solo no es tal sino en la íntima compañía conmigo mismo.

Entre el dicho corral y la casa había un patio. Enlosado y rodeado de arriates. Al salir de la casa a ese patio, a la derecha y al final, había una enorme mata de yerbaluisa. En frente la mencionada parra y a continuación, hacia la izquierda, la entrada al mencionado corral. Y en la pared de la izquierda un cuartillo de cachivaches del que recuerdo herramientas oxidadas, toscas parrillas hechas con alambres retorcidos y caracolas marinas, a las que les rompí las puntas para hacer trompetas. Y a continuación otro cuarto un poco mayor, donde había una mesa con un cajón lleno de especias, totalmente desordenadas, que desprendía olores subyugantes, que nunca he olvidado y que abrí por primera vez cuando tenía unos tres años.


Ahora también tengo un patio en mi casa, un jardín y un huerto. Donde, más o menos, sigo haciendo lo que hacía entonces. Y donde me reúno, no con mi abuelo, sino con mis nietos ¡que ya tienen nueve, siete y dos años! Y a los que les doy mucho más palique del que me dieron a mí. Tenemos una parra, que como aquella también tiene hojas secas, pero como yo no fumo pues mis nietos no han caído en la cuenta de ofrecerme ese falso tabaco.


jueves, 7 de agosto de 2014

Sociedades perfectas e imperfectas.


MARCAPASOS.

Me estoy leyendo un libro interesantísimo: "SISTEMAS EMERGENTES o ¿qué tienen en común hormigas, neuronas, ciudades y software?" de Steven   Johnson.

Para mis entendederas resulta un poco abstruso, pero muy evocador. De ese libro me resulta destacable la idea de marcapasos. Esta palabra tiene en este libro una acepción distinta de la clínica habitual. Marcapasos es el dirigente de una sociedad.

Hay sociedades, como las humanas, que tienen marcapasos y otras, como las de las hormigas, que no los tienen.

Está tan arraigada la idea de que son necesarios los marcapasos que los vemos hasta donde no los hay. Y los colocamos donde no se necesitan. Por ejemplo en la cúspide jerárquica de los hormigueros colocamos a la reina. Y no hay tal. Esa hormiga singular es la madre de todas las demás. Pero no manda, solo pare masivamente.

Como estamos tan convencidos de la necesidad de los marcapasos se colocan sin que se proteste de modo decisivo. Por ejemplo ¿son necesarios los Reyes y los Presidentes? yo diría que no. Pero si son buenos y no hacen cosas molestas, como pillar pelas indebidamente o matar bichos de gran porte, reinarán toda la vida sin que la mayoría de la ciudadanía se oponga con firmeza. Confundiéndose el no obrar mal con el obrar bien.  Y siempre habrá muchos pelotas instintivos que los aclamen.

Pero a veces los marcapasos obran muy mal, enviando a la gente a crueles matanzas o robando a manos llenas, como se ha podido comprobar en estos días.

¿Qué tienen que hacer los grandes marcapasos? Básicamente nada. Meterse en sus palacios y matar el tiempo, por ejemplo, cultivando bonsáis ¿Hubiera hecho tantos bonsáis de haber tenido un curro extenso y absorbente aquel líder carismático? Tienen que recibir y viajar ¡pero los días son muy largos!

En las sociedades sin marcapasos, como los hormigueros, sus miembros, las hormigas, interactúan. Y como efecto de ello hacen lo que tienen que hacer, sin que nadie se lo diga. Interactúan mediante la comunicación, generalmente química, oliendo feromonas, y también táctil. Descubren los nutrientes, proclaman sus descubrimientos, los transportan y  los almacenan. Pastorean y ordeñan pulgones, cultivan hongos. Limpian los hormigueros, entierran a los muertos. Las hormigas soldado descubren y atacan a las enemigas. Los machos fecundan a la reina, etc., etc, En resumen, averiguan lo que hay que hacer y lo hacen.

Las hormigas no son muy listas ni tienen por qué serlo. Sería peor si saliera alguna con inteligencia portentosa porque desbarataría ese orden instintivo.

Más simples que las hormigas son los mohos del fango. Son microbios. Realmente no son mohos, o sea hongos, sino protistas, que son seres unicelulares con núcleo que se juntan formando colonias, llegando a compartir los núcleos.

Pues bien, esos seres tan elementales también saben comportarse inteligentemente como pone de manifiesto el clásico experimento:

Llenan con estos mohos un laberinto que, tiene dos salidas que conducen al alimento. Esperan un rato y los mohos se ponen en fila en los caminos que conducen al objetivo, mientras que los otros que no van a ningún sitio se vacían. Es que, como las hormigas, se avisan químicamente.

¿Somos los humanos diferentes?

En parte sí y en parte no.

En parte sí porque vivimos en pueblos o en barrios de las ciudades, que son como hormigueros, y vamos caminando por las aceras o por las plazas, oímos y decimos, nos enteramos y obramos en consecuencia. Vamos a nuestro curro, generalmente sabemos lo que tenemos que hacer y lo hacemos. Algunos marcapasos se han dado cuenta de ello y en las más modernas oficinas hay lugares de ocio donde los empleados se reúnen informalmente y de ahí surgen fértiles ideas. Más antiguos son los salones de los pasos perdidos que hay en los parlamentos, donde los parlamentarios tienen encuentros informales.

Y en parte somos diferentes porque nos colocan a jefes y capataces.

¿Son necesarios los jefes y capataces? Por lo general no. Cobran más que nadie y no hacen nada. En una orquesta el que más cobra es el que menos suena ¡toca la batuta que es el único instrumento mudo!

¡Pero los marcapasos están muy prestigiados! ¡Todo el mundo pierde el culo por ser director! Cuando yo era niño los protas de las pelis eran los más importantes. Ahora no, ahora es el director. Y hay director de todo. Le preguntaban al "oscareado" director artístico Parrondo que qué es eso de director artístico. Dijo que el decorador de toda la vida. Y que a él lo de decorador le gustaba más.

La verdadera diferencia entre hormigas, mohos del fango, otros seres vivos y las personas es que ellos tratan de satisfacer "necesidades primarias", que son innatas, como alimentarse y mantenerse con vida y reproducirse. Mientras que nosotros tenemos además "necesidades secundarias" que son adquiridas, como ir de vacaciones o tener un coche cojonudo.

Como las necesidades secundarias son inventadas lo que diferencia a lo humanos de los otros seres vivos es que tienen INVENTORES DE NECESIDADES. Que actúan en propio beneficio, sometiendo a los demás.

La humanidad es una clase de hormiguero donde hay hormigas reinas, hormigas obreras, hormigas soldados, y hormigas timadoras, que son los marcapasos.


martes, 5 de agosto de 2014

¡Vaya timo!


EL TIMO MACABRO.

Los sionistas de Israel con sus bombardeos, paradójicamente,  no hacen otra cosa que cavar su propia tumba. Y la población de Israel aprobando esa conducta criminal no hacen más que abrir de par en par las puertas de la diáspora.

El diseño inicial del Estado de Israel si no era perfecto por lo menos era mucho mejor que el actual.

Se trataba de hacer en Palestina dos estados, partiendo el territorio. En uno de ellos se concentrarían los judíos que ya vivían allí y acogerían a judíos extranjeros, sobre todos los castigados por los nazis.

Lo suyo hubiera sido respetar esos acuerdos iniciales y no expandirse por todo el territorio palestino, porque con eso que se diluye su población y dificulta las mayorías democráticas. Atropellando además a musulmanes y cristianos. Con lo que resulta imposible alcanzar la paz. Y sin paz no hay estado estable.

Tendría que haber hecho esfuerzos para hacerse perdonar por la indudable invasión que la instauración del Estado de Israel supone, y llevar el progreso para todos los habitantes de Palestina. Acercando Europa a Oriente Medio y Oriente Medio a Europa.

¿Están a tiempo aún de rectificar? Pues no lo sé. Pero no van a tener más remedio que hacerlo. Y como sigan por ese camino llegarán a alcanzar un punto de no retorno. Y es posible que ya lo hayan alcanzado.

Lo peor de todo para ellos es que no son autosuficientes para mantener ese statu quo. Tan solo pueden repeler la lluvia de cohetes palestinos empleando material antiaéreo que le suministran los americanos ¿Hasta cuándo? Hasta cuando quieran o hasta cuando puedan sus protectores. Porque son muchos los melones que tienen abiertos los gringos en el mundo. Y ya están empezando a cerrarlos. Han cerrado o están cerrando Afganistán. Irak es un melón que han cerrado en falso y que se está pudriendo. Siria se pudre antes de abrirlo del todo. Libia está en plena putrefacción ¿Cuándo cerrarán el melón israelí? Pues más tarde o más pronto terminarán cerrándolo, y la demografía hará el resto.

El único apoyo moral de los sionistas es falso. Es su perfecto camuflaje. Una piel de cordero que ya la hubieran querido para sí los afrikáners: "Pueblo judío masacrado por los nazis" . Y con esa credencial el lobo disfrazado va devorando a sus vecinos. Y el resto del mundo, con la lengua metida en el zapato, no acierta a condenar tanto atropello.

El Secretario General de la ONU si que acierta calificando el bombardeo de la escuela de la ONU "de ultraje moral y acto criminal".

El estado de Israel ha derivado en un estado basado en el apartheid. Y con su conducta diaria, especialmente con sus crueles bombardeos, lo está proclamando a voz en grito.

Además están sembrando un odio entre sus vecinos, que se ven despreciados hasta extremos inimaginables. Todo eso va a hacer imposible la reconciliación y los musulmanes no van a parar hasta que los echen de allí.

Tendrían que echar marcha atrás, porque el efecto devastador de esos bombardeos está siendo mucho peor que si los dirigiera contra su propio territorio. Pero les ciega el odio y el miedo.


jueves, 31 de julio de 2014

El fin no justifica los medios.


UNA MASACRE DEMOCRÁTICA.

Sí, es así como suena. Israel está cometiendo en la Franja de Gaza una masacre que es democrática, que tiene el apoyo mayoritario del pueblo de Israel.

Parece que van 1.300 muertos palestinos, la mayoría civiles y muchos de ellos niños, terriblemente mutilados y asesinados masivamente y daños materiales incalculables que arruínan a una parte importante de la población

Y hace pocos días bombardearon un refugio en una escuela de la ONU, ya lo habían hecho con otro refugio escuela de la ONU, y un mercado lleno de gente que cometían el terrible delito de ir a la compra ¡hay que tener agallas! o mejor dicho ¡hay que ser hijoputa!

Y todo democráticamente, con apoyo mayoritario de la población.

¿Cómo es posible que ocurra tal cosa?

Porque tienen miedo. Todos esos asesinatos se cometen por prevención. Porque los milicianos palestinos podrían causar mucho daño a la población israelí. No lo han producido aún, pero lo podrían producir, como lo prueba los pocos muertos que han tenido que lamentar ¡y más vale prevenir que curar!

Argumentan que "tienen derecho a defenderse" ¡claro que tienen derecho a defenderse! No es eso lo que se cuestiona, sino la manera en que lo hacen y el apoyo infame de esa población.

El mecanismo es claro. Si los guerrilleros palestinos se emboscan en su población, masacrando esa población se impide el camuflaje.


Es lógica, pero no es buena técnica. Primero porque se hace pagar a justos por pecadores. Segundo porque no parece que sirva de mucho. Y tercero porque el desprestigio que están alcanzando en todo el mundo es una mancha indeleble que les va a costar mucho borrar al pueblo de Israel. Tanto como le está costando a pueblo alemán borrar la suya, por las masacres cometidas por los nazis contra los judíos.