Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

jueves, 13 de diciembre de 2018

Aliarse o morir.



LA MARGULIS.

Lo he dicho algunas veces que no soy feminista.

Ni machista.

Soy humanista.

Partidario de la HUMANIDAD.

Es decir de ese ente simbiótico formado por hombres y mujeres. O mujeres y hombres, que tanto monta.

Estamos viviendo tiempos miopes en los que se adjura de lo heterogéneo para entregarse en cuerpo y alma a lo homogéneo. Tiempos en los que las alianzas están proscritas. Salvo las que se forman entre opciones muy parecidas: solo entre la derecha, solo entre la izquierda, solo entre constitucionalistas, solo entre nacionalistas. Y las alianzas entre concepciones muy distintas están proscritas por traicioneras.

Por eso encuentro ridículo que cuando una acción notable la ha ejecutado un hombre cualquier otro hombre se siente coautor en cierto modo, y cuando una mujer ¡pues lo mismo!

En todo caso si la ha ejecutado una persona humana pues debe despertar empatía en todos los humanos, hombres o mujeres.

Pero bueno, aunque solo sea por destruir la falsa doctrina de que solo son hombres los creadores prestigiosos no está de más resaltar que son mujeres las autoras de brillantes hazañas. Y está muy bien que se eleven en altos pedestales a mujeres meritorias.

¡Pero a veces se producen imperdonables olvidos! Y convencidas feministas no tienen NPI de la existencia de figuras femeninas de un relieve extraordinario.

Tal es el caso de Lynn Margulis, antes Lynn Sagan (puesto que estuvo casada con Carl Sagan) y de soltera Linn Petra Alexander. Científica americana de ascendencia griega.

La Margulis encarna el último hito del evolucionismo ¡nada menos!

El primer hito fue Lamarck. Puesto que fue el primero que cayó en la cuenta de la evolución de las especies. Pero cometió un pecado: creer que los hábitos reiterados de los especímenes quedaban marcados en su herencia. A ese pecado se le llama lamarckismo y le cayó encima el anatema la maldición y el descrédito.

El segundo fue Darwin ¡el gran triunfador! También defensor del evolucionismo pero defendía que los cambios que determinan la evolución se producen fortuitamente. De modo que los especímenes con cambios fortuitos favorables determinaban el progreso evolutivo.

El tercero el colectivo de los neodarwinistas que son dawinistas radicales que creen que la evolución es el mero producto del azar ciego más absoluto. De modo que según esa doctrina    se podría escribir el Quijote sacando un número infinito de palabras al azar.

Y el cuarto, y último hito, por el momento, fue Margulis quien admitiendo que las modificaciones genéticas son fortuitas, se producen simbiosis, conformando seres colectivos con cualidades inéditas. Lo cual la acerca a Lamack, de modo que si los individuos no pueden evolucionar a voluntad sí que pueden aliarse voluntariamente para evolucionar en común.

El caso típico archiconocido es el de los líquenes simbiosis de alga y hongo. Pero eso no ocurre solo con los líquenes ¡ocurre siempre!

¿En nosotros también?

¡Pues claro!

Porque somos complejos simbióticos de millones y millones de células.

Células eucariotas. Es decir células con núcleo y mitocondria y se cree que ambos son asociaciones simbióticas de antiguas células, y puede que haya más.

Todo eso es muy discutible, pero es menos discutible que vivimos gracias a la asociación simbiótica con una enormidad de bacterias y de arqueas que forman la llamada flora intestinal sin cuyo concurso ¡no podríamos hacer la digestión! no digo más.

Dos moralejas:

Una que habría que tener en mayor consideración a la Margulis.

Otra que transar, pactar y aliarse entre diferentes no es traicionero ¡es lo suyo!




miércoles, 5 de diciembre de 2018

Alianzas.



LAS 2 ESPAÑAS.

No es un tópico. Es verdad. Había muchas Españas, Las Españas, y luego quedó en una ¡Pues no! En dos. Lo dijo Don Antonio. Hay dos.

Que al estar superpuestas parece que hay una sola, pero hay dos. y en circunstancias especiales queda evidenciada esa dualidad.

Recientemente han concurrido tales circunstancia, en las elecciones andaluzas. En las que nadie ha sacado mayoría absoluta. Todos minorías.

La minoría mayor el PSOE, la siguiente el PP, la siguiente Cs, la siguiente Adelante Andalucía, Podemos de Andalucía, que va para atrás como el cangrejo y la última VOX que irrumpe, sorprendiendo a todo el mundo y a ellos mismos los primeros.

Ergo se imponen las alianzas.

Lo suyo sería que el 1º se aliara con el 2º y con el 3º. O el 1º con el 3º y con el 4º.

¡Pues no!

O la España bicolor o la España tricolor.

Porque en las elecciones andaluzas no han concurrido varios partidos de un mismo país, sino partidos de dos países.

Y esa es la lógica que se impone.

Por otra parte se está imponiendo la "lógica" del mono que agarró un plátano que está dentro de una garrafa encadenada ¡no suelta el plátano aunque lo pillen a él.

Cada uno defiende su "lógica".

El PSOE que ha ganado las elecciones y le toca gobernar ¡pero no encuentra, ni encontrará probablemente, aliados!

El PP, que ha perdido apoyo, relativamente más que el PSOE, dice que ha ganado las elecciones (de la España bicolor) y por ello le toca gobernar.

Cs , que ha ganado apoyo, pero esta el 3º (2º de la España bicolor) por lo que dice que le toca gobernar.

Como en las carnicerías todos necesitan un contrapeso para alcanzar el peso. En ese papel está VOX. Al PP le parece divino ¡carne de su carne! pero Cs le hace ascos.

¡Y en esas estamos en estos momentos!

Pero lo esperable es que gane la bicolor y que los escrupulosos hagan de tripas corazón. ¡Porque nuevas elecciones entrañan mucho riesgo para ellos!

¡Y es mucha la pasta que está en juego!



martes, 4 de diciembre de 2018

¡Lo que faltaba!



MÁS SUPREMACISTAS.

A mí, la verdad, lo de VOX no me extraña nada.

No es propiamente una novedad.

Es nacionalismo español.

Supremacismo español.

Lo extraño es que no hubiera surgido antes.

Con el persistente ejemplo del nacionalismo catalán

¿Qué tiene de extraño?

A mí lo que me extraña un montón es lo de Esquerra Republicana y otras izquierdas.

Lo de la derecha catalana no me extraña nada.

¿Pero lo de la izquierda catalana?

¡Extrañísimo!

¿Desde cuándo la izquierda es nacionalista?

Lo suyo es que fuera internacionalista.

Lo consecuente sería defender la Federación Ibérica.

Pero defender el supremacismo de su región...

¿Es eso de izquierda?

¿Desde cuándo?

¡Eso es lo último!

¡Los catalanes primero!

Y los charnegos después.

¡Anda hombre!

Los forasteros fuera.

O convertidos a la verdad verdadera.

¡Anda hombre!

¡Y cuidadito como hablas!

¡Aquí se habla la lengua nacional!

No esa lengua opresora

¡Contra opresión opresión!

Un clavo saca otro clavo.

¡Pues apañados estamos!


jueves, 29 de noviembre de 2018

En este mundo traidor.


LOS FANTASMAS DE COLORES.

Cuando era profe de dibujo de bachillerato les explicaba a mis alumnos que, en contra de lo que generalmente creían, el color que se ve en las cosas no está en ellas sino dentro de la cabeza de quien las miran.

Y les ponía un ejemplo: ¿Por qué duele cuando se clava uno una aguja?

¿Porque la aguja está emponzoñada de dolor que pasa a la herida del que sufre el pinchazo?

¡NO! exclamaban. El dolor lo desencadena la aguja pero se produce en el que sufre el pinchazo.

¡Pues los colores igual! le decía yo.

Pero no se lo acababan de creer. Si uno ve banderas de colores siente que los colores están en la banderas ¡No van a estar en su cabeza!

¡Pues claro que no está claro!

Lo dice Oliver Sacks al final del primer capítulo titulado"El caso del pintor ciego al color" de su libro "Un antropólogo en Marte" en el que describe las cuitas de un pintor que perdió la capacidad de percibir y recordar colores :

Tras describir "el celebrado fenómeno de los colores" Newton retrocedió ante cualquier especulación relacionada con la sensación y no aventuró ninguna hipótesis referente a "mediante qué modo o acción la luz produce en nuestras mentes los fantasmas de los colores". Tres siglos después, todavía no tenemos ninguna hipótesis, y quizás nunca se pueda dar respuestas a estas cuestiones.

Ergo, si no dicen esta boca es mía ni Newton ni Oliver Sacks ¡a ver qué voy a decir yo!

No tenía posibilidad de ilustrar debidamente a mis discípulos, pero por lo menos intenté despojarlos de un error y sembrarles una duda fértil.





jueves, 22 de noviembre de 2018

Magnífica velada.



ASUETO.

El martes nos fuimos de asueto.

Teníamos qué celebrar y nos fuimos a JAZ MADRID 18 la familia casi al completo.

Actuaba COREY HARRIS TRIO ¡Maravilloso!

Cuando estábamos en aquel hall del Teatro Fernán Gómez a punto de entrar pasó, a paso ligero, el mismísimo Corey Harris con su cabellera enfundada en un gorro al modo de Marge Simson.

Entramos, nos acomodamos, y nos embelesamos totalmente con el canto de Corey acompañado de su guitarra, de la armónica que tocaba otro músico con pinta de indio comanche y de la mandolina de un tercero que parecía un figurante de película de la América profunda.

Me hubiera gustado dibujarlos, pero aquel patio de butacas era como la boca de un lobo.

Como patrocinaba el evento Cerveza Alhambra circulaban de morro por aquel hall los verdes botellines y otros marrones de la tostada. Me pillé ¡cómo no! una tostada.

Salimos por fin

¿Dónde cenamos algo?

En Platea? En Hard Rock? ¡Eso en Hard Rock!

Pusimos rumbo a nuestro objetivo.

El maitre ¡muy jovial! le ofrece a mi nieto Jorge un cuadernito y unas ceras de colores, diciendo ¡se puede dibujar a cualquier edad! 

¡A mí me lo vas a decir! dije, y le pedí un set de ceras.

Nos pusimos cieguitos de costillar en dulce y hamburguesas monumentales.

Y entre bocado y bocado estuve haciendo los dibujos que os muestro a continuación.



 Este es el camarero que nos atendió muy amablemente.



Y esta una camarera de vistosa cabellera.

Y los que vienen a continuación son comensales que había por allí.







sábado, 17 de noviembre de 2018

Mala cabeza.



¡DE CAJÓN!

Hay cosas que se dicen y se repiten y todos nos enteramos. Como es el asunto del "cambio climático".

Mientras que hay otras que no se dicen nunca, o muy rara vez. Y aunque sean importantísimas pasan desapercibidas. Tal es el asunto expresado magistralmente por Francisco Castañares en el artículo "La energía despilfarrada":

https://elpais.com/elpais/2018/11/15/opinion/1542299481_761846.html

El caso es que los bosques producen una potencialidad energética colosal que ni se aprovecha ni se neutraliza.

Porque resulta muy caro.

Y se mete la cabeza bajo el ala.

Por lo que fatalmente se producen horrorosos incendios.

Resultando que al final hay que gastar más por las malas en reparaciones y en pérdidas irreparables.


Mientras que por las buenas se podría gastar menos neutralizando, o ganar incluso aprovechando esa potencialidad energética. 

¡¿Hasta cuándo?!



miércoles, 14 de noviembre de 2018

Etiquetas.




FENÓMENOS Y NÓUMENOS.

Hace ya tiempo, cuando andaba preparando mi tesis, me pareció que tenía que recurrir a Kant. Pero claro ¡no me atrevía! y pedí a un compañero de filosofía del instituto en el que trabajaba entonces que me indicara un libro intermediario.

Consulté el libro ¡y no me enteraba de nada!

Pues no me entero. Dame otro.

Me puse a leerlo ¡y tampoco!

Entonces me encaré directamente con Don Emmanuel.

Y ¡cuál no sería mi sorpresa cuando veo que me entero de todo y más claro que el agua!

¡Increíble pero cierto!

Bueno, el caso es que Don Emmanuel habla de un asunto de capital importancia que no está en el léxico común: Los fenómenos y los nóumenos.

Lo aconsejable es que os tiréis de cabeza en La Crítica de la Razón Pura si es que no os habéis tirado ya e investiguéis.

Yo os adelanto lo que recuerdo, pero lo suyo es que investiguéis por vuestra cuenta y riesgo.

Los fenómenos determinan la realidad. Los fenómenos son la gente, las cosas, lo que ocurre realmente. Uno mismo, la gente que va en el metro ¡lo que pasa realmente!

Y los nóumenos son los juicios que hacemos sobre las cosas, sobre lo que pasa. Por ejemplo, que uno es español, que el otro es negro, que es bajito o altísimo, etc.

Y Don Emmanuel advierte que no es conveniente confundirse. Que no se puede confundir fenómeno con nóumeno. Porque los fenómenos existen realmente y los nóumenos no.

Y dar carta de naturaleza y de realidad a los nóumenos es un error garrafal que trae consecuencias catastróficas: Que si los negros, los judíos, los cristianos, los españoles etc. son así o asá, porque ¡no existen realmente ni los negros, ni los judíos, ni los cristianos, ni los españoles!

Existen los individuos que se dice de ellos que son negros, judíos, cristianos, españoles etc.

Como no existen Juan ni Tomás etc. Esos son nóumenos que indican fenómenos. Ardides que se inventan para apañarse uno, pero que no son reales. Los reales son los individuos designados de esas maneras.

Si uno no consigue distinguir los fenómenos de los nóumenos que los designan ¡va de culo!

Es difícil ¡muy difícil! no confundirse, porque a cada cosa se le atribuyen etiquetas y lo que se manejan son etiquetas y fácilmente se llega a creer que la realidad reside en las etiquetas y no en las cosas ¡y eso es peligrosísimo!

El peligro acecha, porque por lo general no manejamos cosas, realidades, sino nombres de cosas, etiquetas. O sea no manejamos fenómenos, sino nóumenos y terminamos por creer que manejamos la realidad, cuando manejamos fantasías. Y eso puede producir ¡y produce! terribles daños! no solo en los nóumenos, sino en los fenómenos que son sus portadores.

¡Y eso es lo malo!