Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 8 de junio de 2008

Ir a la contra.

Este post, precedido de este dibujo del Salterio, se lo dedico a Consuelo porque está al loro.
MÉNAGE EN TROIS



Tenía un libro, que perdí, de Caplow titulado “Dos contra uno: Teoría de las coaliciones en las triadas”. Se expresa en ese libro una curiosa teoría que, creo recordar, dice más o menos:

Si tan sólo hay uno que tenga autoridad los demás se joden.

Si hay dos, uno es más fuerte, porque tiene más autoridad, gana siempre, y para el caso como si hubiera uno solo.

Pero lo bueno es cuando hay tres: uno con mucha autoridad, otro con menos y otro con poca. Se pueden establecer alianzas entre dos para joder al otro. Pero estas alianzas no son estables porque se pueden romper y formar otras distintas, con lo que es el cuento de nunca acabar.

Y si hay más de tres se producen alianzas menores para que al final queden siempre tres contendientes.

Me acordé de esto al leer dos “postes” del Quién Gana. En ese blog compiten, por lo general dos personajes, pero en uno, excepcionalmente compitieron tres * y en otro cuatro*. De ese blog conozco al amo del calabozo que juega al baloncesto. Yo le decía a veces lo bueno que sería que hubiera partidos de baloncesto con tres equipos y tres canastas o de fútbol con tres equipos y tres porterías. O tableros de ajedrez con perímetro hexagonal, tres juegos de piezas: blancas, negras y rojas, con un peón más cada una, que ocuparían al comienzo tres lados alternos del tablero con 384 casillas triangulares blancas y negras.

Sería cojonudo, porque cuando fuera ganando uno con mucha diferencia se podrían aliar los otros dos para joderlo, pero cuando uno de los dos aliados fuera sacando mucha ventaja se podría hacer una nueva y distinta rompiendo la anterior.

En realidad que haya más de dos contendientes no es tan raro, porque en los maratones y en las carreras de bicis, motos, coches y otras, compiten no tres, ni cuatro, sino muchos participantes individuales o muchos equipos a la vez. Cada uno en contra de todos los demás, e incluso dentro de cada equipo hay competencia…¡y sangre! También juegan cuatro en el parchís y al dominó, aunque se puede jugar a compañeros, con lo que viene a ser dos “equipos” de dos jugadores. Y en muchos juegos de cartas juegan varios, a compañeros o no.

Verdaderamente el mínimo de contendientes no son dos. Puede haber uno sólo jugando contra sí mismo, como ocurre cuando juega al frontón uno sólo. O al solitario con cartas. O uno contra alguien que no es nadie, como ese ajedrez que se juega contra una máquina. O cuando se juega en una máquina tragaperras. O contra la banca.
En realidad da igual el número de jugadores o de contendientes, porque siempre es uno mismo que se enfrenta o se confronta con alguien, que puede ser otro, otros, nadie o la imagen virtual uno mismo.

Aunque, no nos engañemos, generalmente uno ni se enfrenta, ni compite, ni juega ¡ni da palo al agua! Sino que se declara partidario de unos colores y experimenta las emociones de la competición o del combate tirado en el sofá ante la tele o con el transistor pegado a la oreja ¡o las dos cosas!
____
*Cliqueando en el rótulo rojo sale el post correspondiente.


3 comentarios:

El Amo del Calabozo dijo...

UUhm, que ilusión que me mencionan en este blog tan ilustre. Como veo que saltes conoce mi afición por el baloncesto me veo en la obligación de intentar imaginarme un partido de Basket con tres equipo y tres canastas....que dificil!

En este sistema las alianzas no se empezarian a apreciar hasta el momento en el que uno de los tres se destaque en el marcador. Por que claro, si siempre van igualados no se alia ni dios.

No se, no se, no me acaba de convencer, serían partidos con poco espectáculo ya que las defensas serían durisimas (2 equipos contra 1) y los tanteos muy bajos.


Pero bueno, todo es experimentar.
Para jugar 3 ya tenemos la pocha, el continental. O bueno que mejor juego para poner en práctica tus teorias que el RISK!!!!!

Consuelo dijo...

Nunca pensé que la competición diera tanto de si, bueno; la verdad es que nunca pensé en la competición y no sigo, por que empiezo a pensar que es que nunca pensé...

Pienso, sí. Pienso que seguir tus dibujos y comentarios es un auténtico placer

Saltes dijo...

Amo del calabozo: la ignorancia es osada...porque yo de basket NPI y eso de la canasta a tres debe ser una idea chorra. De todos modos una liga o un campeonato es un juego a muchos, sólo que de dos en dos. Claro que es distinto el que se casa y se divorcia muchas veces del que tiene un harén. Otra cosa que no hemos dicho es cómo serían los partidos convencionales entre dos equipos...pero de traidores. De modo que uno de pronto encesta en canasta propia, porque p.e. lo que va buscando es ser pichichi ¡se deben formar unos poyos entre el público de mucho cuidado!¡¡Hazlo un día, verás la que se monta!!

Consuelo ¡bienvenida a la tertulieja esta! Efectivamente la competición, como una de pipas,da para muchísimo. Y lo más cojonudo de todo ¡¡¡es que es gratis!!! en un mundo en el que hay que pagar por todo.