Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

jueves, 8 de noviembre de 2012

Socio asociado en sociedad.


 Este port nª 297 del Salterio se lo dedico a mi amadísimo discípulo Javier.

ELECCIONES EN PUERTO RICO.

Recientemente se ha producido la reelección del presidente Obama que ha merecido, como es natural, una gran atención en todo el mundo. 

Pero ha pasado desapercibido que simultáneamente han tenido elecciones en Puerto Rico ¡y menudas elecciones! porque son metafísicas.

Lo de Puerto Rico es algo muy raro. En la última guerra internacional de España, que fue contra los Estados Unidos en 1898, nuestro país fue despojado de tres territorios: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. El primero y el último se constituyeron en países independientes, con bases americanas, con toda las dependencias del coloso americano que se quiera, pero independientes al fin y al cabo. Pero el otro no, quedando como botín de guerra.

Puerto Rico no se independizó nunca ni de España ni de los Estados Unidos. Sino que quedó como Estado Libre Asociado. Y ¿qué es eso?

Estado Libre Asociado es, por ejemplo, Canadá. Que formalmente es un territorio británico pero realmente es total y absolutamente soberano. Isabel II de Inglaterra es la reina de Canadá, pero para el caso es como si no lo fuera.

El caso de Puerto Rico es distinto. Los puertorriqueños son ciudadanos americanos, que de residir en su país  no tienen más derechos políticos que los locales y, desde luego, no pueden votar al Presidente de los Estados Unidos, ni tienen representantes con voz y voto en la Cámaras americanas. Pero si residen en USA tienen todos los derechos políticos, como votar al Presidente.

Puerto Rico es un país con gobierno autónomo que en asuntos como defensa, moneda y más cosas ni pincha ni corta.

Esa situación es metafísicamente inestable. Y en estas últimas elecciones, se ha elegido al Gobernador, o sea al Jefe de Estado de este país, y además, aunque con carácter no vinculante, se ha hecho una consulta para ver qué es lo que quiere la población: 

Seguir con el estado autonómico que tienen ahora.

Anexionarse a los Estados Unidos como estado 51.

O la independencia.

El resultado parece que ha sido 61% para la 1ª opción, 33% para la segunda y 5,5 % para la 3ª.

Parece que los puertorriqueños prefieren mayoritariamente tener una estrella en la bandera americana. Pero los americanos no han mostrado un deseo recíproco. Parece que uno de los inconvenientes es que en Puerto Rico se habla español y el inglés tan solo se chapurrea.

Después de todo ¿qué tendría de particular un estado americano hablara mayoritariamente español cuando los Estados Unidos es segundo país en el mundo en número de hispanohablantes? (El 1º es México y el 3º España)

Tengo que decir por último que yo he vivido tres años en Puerto Rico. Y no solo eso, es que, en líneas generales, han sido los años más felices de mi vida.

2 comentarios:

Javier Cuevas dijo...

Amadísimo maestro, continuamos existiendo a pesar de los políticos, esas sanguijuelas que han servido para adelantar sus causas propias mientras adelantan las agendas de quienes financian su carrera política. Continuamos al otro lado de la valla, testigos de como se reparten el botín..

saltes dijo...

Amadísimo discípulo efectivamente los políticos son de la calaña de El Sirviente de Losey, porq su trabajo consiste en servir, y cobrar por ello. En cambio se sirven de los legítimos dueños, los q formamos el pueblo soberano, a los que esclavizan.