Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 17 de enero de 2010

Atavismo cafetero.

Dedico este post nº 149 del Salterio a Ana y a sus amigos, que son mis amigos.







LA MELITA.





Pensaba yo que me había quedado seco. Porque se aproximaba el domingo, que es el día que me he marcado para hacer las entrega de este blog, y no tenía nada que ofrecer ¡Bueno! ¡Qué vamos a hacer! ¡No pasa nada! Voy a prepararme el desayuno. Tiro del caótico embudo de la melita, que está hecho un desastre, lleno de pegaduras y masillas y ¡se enciende la lucecilla! ¡Pero si tenía un tema pendiente! ¡El de la melita!

Efectivamente, desde hace algunos siglos somos melitadependientes. Antes usábamos las conocidas cafeteras italianas que sacan ese café tan fuerte y a las que a veces se me olvidaba ponerle agua y eran como una bomba. Nunca llegó a explotar ninguna pero si se le derritió la goma alguna vez. Pero un día vi aparecer por casa una melita ¿Qué es esto? Con la jarrita tan americana y tan frágil y tan propensa a rodar y a desintegrarse en el suelo en una infinidad de transparentes y amenazantes uñas.

Pronto prescindimos de la jarrita y pusimos el peculiar embudo directamente sobre la cafetera-termo en forma de huevo sobre unas bolillas a modo de trípode.

El peculiar embudo de plástico también tiene querencia por el suelo. Pero es más resistente. Admite pegaduras pero se pone un poco morroñoso al teñirse con el café. De modo que lo reemplazábamos de vez en cuando.

El último de los embudos está en un estado terrible. Ese tope anular que tiene se le ha roto y se ha desprendido. He intentado pegarlo pero no es fácil, de modo que lo he tenido que sujetar con un cordón de masilla ultra fuerte y así va tirando.

Me diréis:

¿Por que eres tan guarro, o tan rata, y no te compras uno nuevo?

¡Pues porque no lo venden en ningún sitio!

¿Cómo que no lo venden?

¡Pues no lo venden! ¡¡¡NO LO VEN DEN!!!

Lo que venden por todos los sitios son las cafeteras, que parecen radios góticas de gran standing, Nesespresso con la imagen simpatiquísima de George Clooney.

Ya se lo que buscan: sacarte la pasta al meterte en la chola que si te tomas un cafelito de esa cafetera pues eres el vivo retrato de George Clooney. Claro ¡como no te ves! Y no vas a ser tan gilipollas como para irte a tomar el café ante el espejo. Y en el caso, poco probable, de que vayas ¡seguro que te ves clavadito a George Clooney!

Total que no quiero cafeteras Nespresso porque veo que me van a sacar la pasta (y es que en el fondo soy un rata) y porque, como también soy un jodido carca, quiero perpetuar la costumbre de la melita.

Pero ¿qué misterio es este? Por qué ya no hay modo de encontrar los peculiares embudos ¡Pero sí hay filtros! Y hasta las anticuadas jarritas.



Es que hay unas cafeteras que usan esos filtros y esas jarritas. Que son eléctricas para calentar el agua que se pone en un depósito.

Diréis:

Y ¿por qué no te compras una de esas cafeteras?

Porque no quiero tener el mecanismo eléctrico de calentar el agua.

Pero si la tienes que calentar en cualquier caso.

Ya, pero es que esas cafeteras son cazurronas. Y antes de verme hecho un cazurro prefiero hacer como George Clooney y comprarme una Nespresso. Aunque no creáis que me rajo tan fácilmente y si no encuentro un embudo nuevo, ya remendaré este por los siglos de los siglos. Amén.






9 comentarios:

rubensan dijo...

Como a mí no me gusta el café no tengo esos problemas. Tomo colacao, que es mucho más fácil de hacer. Aunque esto de que no te guste el café también tiene sus contras. Siempre eres el rarito del grupo cuando todo el mundo se pide un café y tú nada, o un té, o un colacao, o cualquier rareza... Luego está la gente que si vas a su casa te hace un café con toda su buena intención y se lo tienes que rechazar. Y no sé, quizá el que duerma más de lo normal también tiene algo que ver con que no tome café, aunque eso la verdad es que no me parece una desventaja, me gusta dormir.

Por cierto, socio, gracias por la dedicatoria.

Saltes dijo...

Gracias a tí socio.

¡Ese es el tema! La sencillez. Q con la melita es casi tan fácil preparar un café como un colacao.

Pero vienen los alentadores del consumismo a complicarlo todo con sus caras cápsulas de colores y el café de las cafeterias en casa y la comida casera en las cafeterías.

El caso es sacar la pasta como sea...con la complicidad de la víctima, encima.

edu dijo...

Lo malo de ahora es que hace falta ser ingeniero en robótica para entender los objetos que te rodean. Y si no los entiendes cómo les puedes coger cariño?
Espero que conserves esa melita tan simpática con sus bolitas en la base mucho tiempo, en plan resistencia.

Rafol dijo...

No os dejeis engañar por la melita de Saltes, a parte de que produce un cafe fetén, no se que tiene que debe dejar pasar más cafeina de la normal. Parece un café más ligero que el resto, pero cada vez que me tomo un cafe "melita style" me desvelo que da gusto :-)

Saltes dijo...

Es q Edu ¡hay q resistir hasta la muerte! porq todo se complica estúpidamente.

Está bien disponer de complicados recursos para resolver difíciles problemas. O problemas q hasta el momento eran insolubles. Pero inventar el invento del copete para resolver lo q estaba resuelto fácilmente es de gilipollas.

Pero no hay q engañarse, la memez humana no consiste en lo dicho, q la gente no es tonta. Sino q lo q se intenta resolver son pasiones ocultas e inconfesables relativas al ansia universal: PEER EN BOTIJA

Por otra parte, como dice Rafol la melita con su aire inocente te puede meter un chute y dejarte insomne.

sanaysaxo dijo...

A mí lo que me flipa, jefe, es que seas tan disciplinado y te hayas propuesto blog los domingos! Buah, yo sólo lo hago cuando me sale... también es verdad que hay veces que tengo ahí miles de historias acumuladas y no da tiempo.
Si algún día me paso a tomar un café dime que lo has hecho con una Nespresso a ver si se me pone cara de tía buena, porque como piense en el aspecto de tu melita...

Saltes dijo...

Jefa, no es cuestión de disciplina. Pienso q +D1 X semana es demasiado. Y no es q la haga el domingo o el sábado sino q la hago cuando me parece.

La siguiente ya la tengo hecha y colgada de una nube y puede q mañana haga otra + q saldrán en los siguientes domingos automáticamente.

Lo q pasa es q se aproximaba el domingo y X 1ª vez estaba seco. Pero si no tengo nada esperaré a tenerlo. Y si nunca + se me ocurriera nada ¡pues tan contentos!

Pero esto no me molesta ni me angustia, pero cuando dibujaba para Triunfo y Hermano Lobo me amargaba los domingos porq se aproximaba el lunes, día de entrega, y no se me ocurría nada y era una putada.

Otra cosa. Cuando T invite a 1 café, puede q sea de puchero, pero lo ocultaré celosamente. En cualquier caso no T enterarás porq T lo llevaré en taza de fina porcelana ¡porq tu eres una tía buenísima a prueba de melitas!

Ana dijo...

¡Muchas gracias por la dedicatoria!
En realidad yo creo que lo que más te mola del tema de la melita es poder arreglarla todo el rato. Y es que ahora es "la melita" no "una melita" y con lo cochambrosa que está, está mucho mejor. Si fuera fácil reemplazarla perdería la gracia y puede que hasta te compraras una Nespreso. :-)

Saltes dijo...

Gracias a tí Ana. Mucho me temo que: "Dime q cafetera tienes y te diré quien eres".

O "la cafetera es el espejo del alma"