Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 18 de enero de 2009

Van a sobrar agujeros...

Este post, precedido por esta secuencia del Salterio está dedicado al blog "¿Quién gana?" que acaba de cumplir dos años ¡MUCHAS FELICIDADES! (se puede ver cliqueando en el rótulo rojo)


LA CIGARRA Y LA HORMIGA.


Es de sobra conocido que hay una cultura de la cigarra y otra de la hormiga.

Y que –por razones obvias- la de la hormiga tiene pocos partidarios y la cigarra muchos.

En el cuento gana la hormiga, pero en la realidad gana la cigarra. Se imponen sus valores y se produce un paraíso de lujo y de abundancia, que al carecer de base se va al carajo.
En el panorama actual el resultado es un fraude gigantesco que ha permitido a los más listos pillar lo que no les corresponde. A los más tontos incurrir en compromisos inasumibles. Y, lo que es peor, que los que no somos ni listos ni tontos vamos a perder nuestros ahorros y a percibir pensiones cada vez más canijas.

Pero hay que aguantar el tipo porque, como dijo Belmonte: “Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible”, y cuanto antes cese esta locura, tanto mejor.

Dice MAFO que en este estado de crisis:


Los consumidores no consumen.

Los empresarios no contratan.

Los inversores no invierten.

Y los bancos no prestan.

Claro que si los consumidores consumieran como hasta hace unos meses, tan alegremente; los empresarios contrataran como contrataban porque había mucha demanda; los inversores invirtieran como invertían, porque se forraban; y los bancos prestaran de cualquier modo como prestaban porque iban con viento en popa ¡Seguiríamos de puta madre! Pero como funcionaba en falso, colapsó.

Y ante el desastre todo el mundo, y especialmente los que han hecho el lío, anda perdiendo el culo por querer restaurar la situación ¡Pero es imposible! Porque de ser posible no se hubiera jodido todo.

Y dicen ¡Hay que consumir, hay que consumir, que ataca la deflacción! O sea que echan de menos a los irresponsables que gastaban sin tener de dónde. Y los que están asustados y miran la pela son unos antisociales ¡Hay que joderse!

La solución no pasa por restaurar el “crecimiento” desbocado. Sino por lograr el equilibrio a escala menor. Y eso no sale solo, hay que currárselo y no parece que sea eso lo que se esté haciendo.

Habría que ver el modo de que se apañe la gente ganando y gastando menos. Y hacer algo para que los que están en la ruina puedan ganar y gastar algo ¡Porque esos sí que van a pagar el pato!


7 comentarios:

El Amo del Calabozo dijo...

Bueno Saltes, es un auténtico honor esta dedicatoria sobre todo viniendo de un bloguero tan eminente como tu.

En cuanto al tema de la crisis la solución puede que no este en optar entre ser hormiga o cigarra, lo suyo sería crear una nueva especie a través de ingiería genética mezclada con micro y macro-economia, sería la llamada HORMIGARRA mitad hormiga mitad cigarra, se dedicaría a ahorrar con cautela pero sin dejar de la lado sus gastos (como comprar comics por ejemplo).

Bueno Saltes, un abrazo muy fuerte.

Saltes dijo...

Amo del Calabozo: Decía que a lo mejor es lo que dices. Pero no se, porque los humanos no son ni hormigas ni cigarras y ya ves como las gastamos...

Un fuerte abrazo.

Elena.gutierez dijo...

Yo creo que el paso previo para arreglar la crisis es identificar lo que es crisis y lo que simplemente es un castillo de naipes que se ha caido. Para mi el problema es que nos hemos levantado de forma brutal de un sueño que como tal era irreal. Todos sabiamos que había algo de raro en el "milagro español" Demasiada creación de riqueza en demasiado poco tiempo. Demasiado aumento del poder adquisitivo del personal. Se creó una ficción que nos creimos y asumimos con naturalidad. pero no era real.
¿hay crisis? Claro, pero moderada. Lo que sobretodo hay es un reajuste con la realidad. El precio de la vivienda ha caido un 30%. Eso no es necesariamente malo. Quizá (seguramente) estaba inflada un 25% antes. Por lo tanto, lo único que ha hecho es llegar a su precio real, y bajar un poquito. Los crecimientos país del 3 y 4% de los últimos años no eran sostenibles. Crecer un 1% no es síntoma de crisis. Es lo normal. Crecer en negativo (osea menguar) eso es preocupante. Habrá que separar las hojas que se caen por ser otoño y aquellas que lo hacen porque se las están comiendo los pulgones.
y eso.

Ana dijo...

Pues estoy de acuerdo con todos vosotros, amigos. Pero creo que, comentando lo que dice Elena, sí está relacionada la crisis con el reajuste con la realidad que hay que hacer. Porque la crisis de EEUU me parece a mí que también es por falta de realidad, pero claro que lo de España ya es exagerado, con la vivienda sobre todo...
A ver como acaba esto... Ahora toca una temporada un poco dura (ya se ve que bastante gente se está quedando sin trabajo) pero yo espero que todo entre en medida y se equilibre. Veía yo mucha abundancia pero de pega. Espero que con esta crisis se acabe esta locura, la gente se pare a pensar un poco más y teniendo menos cosas sea más feliz. Me contó mi amiga Ana rubia que el Kanji de "crisis" está formado por el de "peligro" y el de "oportunidad". ¿No es genial?

rubensan dijo...

Bueno, yo no sé muy bien qué decir, porque esto de la crisis es un asunto terriblemente complejo, y mi mente no me llega para abarcarlo. Hay multitud de factores que pueden intervenir en esto, pero no sabría decir en qué medida es importante cada uno. Eso sí, me parece que decir que se trata de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades es simplificar en exceso, aunque puede haber cierta medida de eso.

Suelo decir que para entender la economía a veces hay que olvidarse de que existe el dinero. Creo que cuando se habla de crisis la gente tiene el dinero demasiado en la cabeza, y el dinero no es esencial, es algo simplemente accesorio. En la economía lo realmente importante es la riqueza, es decir, los bienes y servicios que las personas producen y consumen. El dinero es simplemente un invento que permite que la riqueza se intercambie con más agilidad que mediante el antiguo sistema del trueque, pero en sí mismo no tiene ninguna utilidad si no hay una riqueza real que lo respalda. Tú puedes gastarte dinero que no tienes, pues como entelequia que es, el dinero se puede hacer aparecer y desaparecer por arte de magia. Sin embargo, no ocurre lo mismo con la riqueza de verdad; para que sea posible consumirla alguien tiene que producirla. Por tanto, si hasta ahora éramos capaces de producir la riqueza para mantener un cierto nivel de vida, ¿por qué a partir de ahora no íbamos a poder?

Esta es una crisis peculiar, porque parece que no tiene mucho que ver con la riqueza, sino que se centra sólo en el dinero. No hay escasez de nada, sólo que parece que nadie tiene dinero para comprar lo que otros sí son capaces de producir. Es como si el dinero estuviese dejando de funcionar, pues si su cometido es que podamos intercambiar la riqueza que producimos con más agilidad, ahora parece que está entorpeciendo esto. Pero claro, si el problema está sólo en la entelequia y no en lo fundamental, debería tener solución, sin necesidad de que tengamos que conformarnos con menos. ¿Cuál es la solución? No lo sé.

A todo esto hay que añadir multitud de factores como la irrupción de las economías emergentes, el problema de la producción de energía y la escasez de fuentes, el paro y algunos más, y lo que queda es un embrollo muy complicado de comprender.

Saltes dijo...

¡Qué listos sois mi sobrina, mi hija y mi socio! Efectivamente reajustar y volver a la realidad está resultando traumático ¡y más que va a resultar! Mucha gente la echarán a la calle ¡y menudo drama!

Cuando se habla de la miseria de la India, de Marruecos y de otros sitios yo no lo acabo de ver tan claro. Lo que me parece miserablemente cruel es cuando a una persona bien vestida y educada le dicen en su trabajo: "no vendemos, no podemos producir, no podemos pagarte y ¡a la puta calle!" "Y ahora qué hago" "Cobra el paro" "Y cuando se acabe ¿qué?" "¡?"

Esto forma parte de nuestro "estado del bienestar" ¡cojonudo!

Me parece muy lúcido mi socio cuando dice que prestamos demasiado atención al dinero y eso nos desvía del tema fundamental.

Efectivamente el dinero es un medio de transporte de la riqueza. Y puede ocurrir que parezca que tranporta riqueza y luego resulta que no transporta nada. O que algún intermediario se quede con la riqueza y pase el dinero vacío.

Hay otro problema, y es que uno consigue acumular pequeñas porciones de riqueza llegue un momento que pueda cambiar ese montón de riquezas pequeñas por una única riqueza más gorda y equivalente. Pero claro, te dan las uvas.

Otro sistema de "contra ahorro" es decir, el crédito. De modo que te dan la riqueza única y gorda al principio. En realidad te la prestan. Y luego vas aportando las riquezas pequeñas que produces con tu trabajo hasta completar el valor de la riqueza gorda adquirida.

Pero como no consigas culminar los pagos te quedas sin nada.

Los bancos han visto el truco. Y conseguir "estabularte" y lastrarte con la gran riqueza que te han prestado. Y vas transfiriendo permanentemente las pequeñas riquezas que mediante tu trabajo vas produciendo.

¿Y si por medio, a lo largo de esos 30 o 40 años te quedas sin curro? Cosa + q probable

¡SE SIENTE!

Saltes dijo...

¡Qué listos sois mi sobrina, mi hija y mi socio! Efectivamente reajustar y volver a la realidad está resultando traumático ¡y más que va a resultar! Mucha gente la echarán a la calle ¡y menudo drama!

Cuando se habla de la miseria de la India, de Marruecos y de otros sitios yo no lo acabo de ver tan claro. Lo que me parece miserablemente cruel es cuando a una persona bien vestida y educada le dicen en su trabajo: "no vendemos, no podemos producir, no podemos pagarte y ¡a la puta calle!" "Y ahora qué hago" "Cobra el paro" "Y cuando se acabe ¿qué?" "¡?"

Esto forma parte de nuestro "estado del bienestar" ¡cojonudo!

Me parece muy lúcido mi socio cuando dice que prestamos demasiado atención al dinero y eso nos desvía del tema fundamental.

Efectivamente el dinero es un medio de transporte de la riqueza. Y puede ocurrir que parezca que tranporta riqueza y luego resulta que no transporta nada. O que algún intermediario se quede con la riqueza y pase el dinero vacío.

Hay otro problema, y es que uno consigue acumular pequeñas porciones de riqueza llegue un momento que pueda cambiar ese montón de riquezas pequeñas por una única riqueza más gorda y equivalente. Pero claro, te dan las uvas.

Otro sistema de "contra ahorro" es decir, el crédito. De modo que te dan la riqueza única y gorda al principio. En realidad te la prestan. Y luego vas aportando las riquezas pequeñas que produces con tu trabajo hasta completar el valor de la riqueza gorda adquirida.

Pero como no consigas culminar los pagos te quedas sin nada.

Los bancos han visto el truco. Y conseguir "estabularte" y lastrarte con la gran riqueza que te han prestado. Y vas transfiriendo permanentemente las pequeñas riquezas que mediante tu trabajo vas produciendo.

¿Y si por medio, a lo largo de esos 30 o 40 años te quedas sin curro? Cosa + q probable

¡SE SIENTE!