Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

lunes, 17 de diciembre de 2007

El software humano.

Este post precedido por una secuencia clásica del Salterio se lo dedico a Isabel y a Ana que son las niñas de mis ojos.


LO MÁS BENTÓNICO DEL ALMA.

El alma es, como el océano, una profundidad que en el fondo es oscura.

Uno va flotando en su superficie y todo es de una claridad meridiana. Abre uno bien los ojos, mira y todo lo ve clarísimo, y si es de noche enciende la luz, o aprovecha para irse a dormir.

Si se cierran los ojos se hace de noche, aunque se ven tenues lucecillas imprecisas y móviles. Pero se puede pensar. Y se piensa con palabras, que son oscuras representaciones de la realidad. Estas palabras no tienen por qué sonar. Pero evocan la realidad oscuramente. Cierro los ojos y pienso”ábol”. No veo un árbol, pero casi. He buceado un poco en el alma, he alcanzado una oscuridad relativa, pero tengo un árbol. Árbol que reconozco si al abrir los ojos estoy delante de uno. También puedo visualizar un árbol, más o menos, dibujándolo en un papel ¿Qué es dibujar un árbol de memoria? Es bucear y atrapar un árbol en las oscuras profundidades del alma, sacarlo misteriosamente, y dejarlo a la vista de todo el mundo sobre un papel, como el que saca un pez del mar y lo deja en el suelo.

Hay algo que es parecido pero mucho más misterioso. Algo que es frecuente cuando se tiene cierta edad. Si no se acuerda uno de algo, de un nombre, por ejemplo, mete la mano en la oscuridad del alma, empieza a manotear, a palparlo todo, tropieza con algo lo saca ¡ya está! ¡Teodoro! ¡No me acordaba, pero aquí está!

¡¡Es cojonudo!! pero hay algo aún más cojonudo. Es si sale Doroteo en vez Teodoro que es lo que tendría que salir ¡¡¡Pero qué pasa!!!¿Es que están en la oscuridad del alma las ideas clasificadas de más a menos semejantes?

Vosotros que estáis leyendo esto, al leerlo van reflotando estas peregrinas ideas de la oscura profundidad de vuestras almas debido a que las estoy evocando. Pero yo, que también lo estoy leyendo según lo escribo ¿de dónde coño salen? Pues del fondo abarrotado de ideas que hay en el alma. Que son invisibles porque allí reina la más absoluta oscuridad. Si se pudieran iluminar como en el océano se hace con batiscafos ¡sería la ostia!




7 comentarios:

Ana dijo...

¡Qué honor que se me codedique esta entrada tan poética! :-)
La verdad es que lo de la mente es muy misterioso. Eso de que nos acordemos y reconozcamos tantas cosas es una pasada. Vemos las cosas en ese océano de nuestra mente :-), como dices, pero no solo las vemos y las podemos dibujar, sino que recordamos el significado de manera abstracta, que si lo piensas... Y al pensar en "árbol" no tenemos por qué visualizar un árbol concreto sino el concepto de árbol. Eso pasa con los olores, que de repente te recuerdan intensamente un objeto, un lugar o una situación.
Por cierto, que no me dió tiempo a comentar en la entrada anterior, pero fui testigo directo de la historia de la pedriza, y la verdad es que en vez de haber sido atacado por zarzas, parecía haber sido atacado por un león!! :-)

Saltes dijo...

¡Qué menos Ana que dedicaros esta entrada!

A mi me parece que con esto del racinalismo y del materialismo se ha tirado al niño con el agua sucia del baño. Nos molestan los fachas, y como efecto de eso ¡se lo regalamos todo!

Eso de que creamos que el alma suena a campanas eclesiales y huele a cirios y a incienso nos hace pensar que es un asunto beatero¡pero no es así! ¡¡¡El alma es un concepto pagano!!!

Me contaron que en 1º de medicina había un profe que el primer día enseñaba una tibia y preguntaba a sus alumnos ¿qué esto? respondían que un hueso y él negaba, una tibia, y seguía negando pero ¿qué es? preguntaron los alumnos ¡un esqueleto de un hueso! respondió, porque los huesos están vivos, fabrican la sangre, son elásticos etc.

El materialismo con la materia pelada no es nada, es como un ordenador apagado. La realidad de los ordenadores no es sólo el hardware, sino que este tiene que estar animado con el software correspondiente ¡y estar encendido!

¡¡¡Hay que indagar un poco más en las cosas del alma!!! ¡¡¡¡¡Es que los prejuicios nos van a vover gilipollas!!!!!

Ana dijo...

A mi lo del alma me parece genial, pero yo pensaba que tu entrada se refería más a la mente, que es capaz de que revivamos de alguna manera cosas que ya conocemos o que inventemos otras nuevas con las cosas que ya tenemos acumuladas. Decías en tu texto que se cierran los ojos y se hace de noche y vemos en la oscuridad lo que imaginamos o recordamos, y que pensamos con palabras. Pero los ciegos también revivirán el concepto de árbol sin verlo, y los mudos pensarán sin palabras que suenen. A eso me refería en mi comentario con lo de recordar conceptos, que no tienen por qué ser visibles ni nombrables. Y ahí actúa la mente, y es alucinante...
Y ahora vienes con lo del alma, ¿defines como alma el océano que dices, del que la mente saca los recuerdos? ¿O qué dices que es el alma? Ahí es donde puede venir el debate, porque ni en el Diccionario de la Real Academia hay un significado claro. Y que mente y alma son cosas distintas pero relacionadas de alguna forma parece que sí, pero ¿cómo?

Saltes dijo...

Ana: alma y mente es lo mismo y espíritu. Está muy claro con el símil de los ordenadores. Software es alma, mente y espíritu, que son sinónimos y hardware cuerpo. Lo que pasa que en una persona no tiene sentido hablar de cuerpo puro sin nada de alma ni viceversa, porque un muerto no es un cuerpo, y un alma sin cuerpo no es posible, ni se puede desenchufar y enchufar de nuevo.

Pero en realidad cuando se dice mente, alma o espíritu no se habla de algo conocido, sino de algo desconocido. de algo de lo que no se tiene ni puta idea de lo que es. Sino que ciertas manifestaciones misteriosas como pensar, reconocer, imaginar etc., que son raras de cojones, decimos que son mentales o espirituales. Es un paréntesis que se manifiesta de un modo característico, pero NPI de lo que contiene.

Ana dijo...

Yo creo que no es lo mismo.
Creo que la mente está regida por el cerebro, y puede ser la parte del alma que tiene que ver con el intelecto, pero el alma, más general, tiene que ver también con lo sensitivo y lo vegetativo. ¿O es que acaso las plantas no tienen alma? Aunque pensando en tu entrada anterior igual tienen un cerebro plenamente desarrollado, y siguen un plan maquiavélico. :-)

mente:
(Del lat. mens, mentis).
1. f. Potencia intelectual del alma.
2. f. Designio, pensamiento, propósito, voluntad.
3. f. Psicol. Conjunto de actividades y procesos psíquicos conscientes e inconscientes, especialmente de carácter cognitivo.


alma1:
(Del lat. anĭma).
1. f. Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida.
2. f. En algunas religiones y culturas, sustancia espiritual e inmortal de los seres humanos.
3. f. Vida humana. Arrancarle a alguien el alma
4. f. Principio sensitivo que da vida e instinto a los animales, y vegetativo que nutre y acrecienta las plantas.

Isa dijo...

¡Apasionante discusión! Saltés me tenía convencida, pero el argumento de Ana es incuestionable...

Antes de nada me uno al agradecimiento de Ana, me encanta la entrada que me has dedicado, Saltés.¡ Pura poesía!

Lo cierto es que yo sin pensarlo mucho daría por bueno que el alma y la mente coinciden, pero la observación de Ana es aplastante: Saltés, si vinculas alma y vida ¿qué pasa con los geranios? o se les reconoce un cerebro, o la cosa tiene difícil salida.

Así que me apuntaría a la definición indefinida: Alma=Vida...pero ahora viene la siguiente, sospecho que si me oyera un indú me miraría con condescendencia y me diría: ¿pero es que te has creído que las rocas no tienen alma?...

Saltes dijo...

Queridas hijas: Decía mi amigo Bergson que puedes emplear un término con el significado que quieras atribuirle, en el ámbito de un discurso, siempre que lo expliques debidamente.

Y el significado que quiero atribuirle a ALMA en el ámbito de este post es: una PALABRA que indica algo totalmente desconocido, puede que inexistente, de lo que parece emanar toda la actividad intelectual, sensitiva y afectiva.

Considero asimismo que, en este post, son sinónimos alma, mente y espíritu.

Ergo, en el ámbito de este post ¡no hay academia ni diccionario que valga! La discusión que planteais es otra discusión.

Isa, respecto a tu última cuestión tengo que remitirte a Schopenhauer en su "EL mundo como voluntad y representación" puesto que todo lo que existe tiene la voluntad de ser lo que es. Y la voluntad es una facultad del alma, compatible con el sentido que aquí se le da al término. Y también a las mónadas de Leibniz que lo dice bien clarito: "todas las substancias simples o Mónadas creadas podrían llamarse Almas"

Bueno, esto ya está degenerando...

Besos.