Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

lunes, 31 de enero de 2011

Un cambio casi total.


EL AMOR AL ARTE,
ENCHUFADO A LA RED.


No nos hemos dado cuenta cómo ha ocurrido, pero todo se ha puesto patas arriba.

Y ahora no me refiero a que si a los empresarios les piratean o no sus quincallas y con ello descienden sus beneficios. Me refiero a la gente corriente que puede publicar lo que quiera, con la mayor facilidad del mundo ¡y lo ven enseguida en todo el mundo!

Y esas cosas llegan a los que conoces ¡y a los que no conoces! Y en eso está la novedad. Porque antes tan solo podían divulgar sus creaciones entre desconocidos los creadores profesionales.

Hay un mecanismo informático gigantesco, que mueve mucha pasta, pero en el que también caben los amateurs que ni gastan ni ingresan, que les gusta publicar lo que quieren. Para sus amigos, para sus conocidos, y hasta para desconocidos ¡igual que los consagrados creadores comerciales! Sería imposible realizar estas publicaciones por el procedimiento tradicional. Porque todo es muy caro, el papel, la impresión, la distribución, el almacenamiento ¡todo!

Para publicar al modo tradicional resulta indispensable la figura del editor, del empresario que arriesga su pasta para lograr beneficios ¡y más le vale! Porque si lo que lograba son pérdidas tendría que chapar el garito ¡y menudos garitos tienen!

Antes los editores eran indispensables para cualquier publicación, por pequeña que fuera. Ahora no. Todo es ya tan insustancial y sutil que si tienes un equipo informático, aunque sea muy modesto, y pagas la cuota de internet ¡ancha es Castilla! Escribes lo que quieras, lo ilustras con tus dibujos o tus fotos como te da la gana, y lo publicas. Y lo ve mucha gente.

Además nadie te puede perseguir sindemente ¡porque todo eso es tuyo! Y cabe aquel cantar asturiano: “En mi casa mando yo, y si quiero rompo un plato. Y si a mi me da la gana le echo un chorizo al gato”

No hace falta que te sigan miles de personas, ni millones. Cada una de las entradas de este blog, por ejemplo, la ven ochenta y tantas personas por semana, que son más que los alumnos que tenía, constantemente y desde muchos sitios.

Diréis que no se gana pasta con esto ¡claro que no! Es un deporte amateur. No se trata de un “arte comercial” sino de un arte puro, del amor al arte. Es un gusto, como ir al cine, al teatro o al fútbol. Y en estos sitios no se gana pasta ¡se pierde! No obstante la gente va. El acceso a la pasta necesaria para la supervivencia está en otro sitio.

Por otra parte, la forma arcaica de publicar tiene un solo sentido: del emisor al receptor. Mientras que la moderna tiene dos, ya que ambos papeles son intercambiables, pero la gente no entra por ahí ¡es una lástima!

Pero lo malo es que hay cosas que no caben en la red. Como los 64 cuadros basados en el I CHING que acabo de pintar. Que se necesita una pared de cuatro metros de alto para colgarlos. Pintarlos ha sido un problema, pero exponerlos va a ser aún más difícil ¡Ya os contaré!



4 comentarios:

Angelarcardona dijo...

Hola Tomás: ¡Magnífico mural!y deduzco que no hay dos iguales.

Un beso Ángela

Saltes dijo...

Muchas gracias. No hay dos iguales. Lo puedes comprobar.

PBenítez dijo...

Siento no poder ir a la inauguración de tu expo, mañana la veré. Me han soplado que tenías un blogg y aprovecho para darte la enhorabuena, tenemos pendiente una charla sobre el color.
Besos

Tomas dijo...

Me encanta, P.B., que veas el blog. Muchas gracias. Y el 15, junto a la exposición, tenemos una charla sobre el color, como yo lo veo, y tenemos ocasión de largar ampliamente.
Besos.