Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 5 de julio de 2009

La esférica tontuna.

Este post nº123 del Salterio se lo dedico a Arancha que es la maestra de Sana&Saxo. EL RUIDO DE LAS ESFERAS.



Hay un batiburrillo en las esferas que mucho me temo que estemos todos confundidos. Yo trato de aclararme y someto a vuestra consideración mis comidas de coco.

Está claro que cada persona se mueve en su esfera que es privada. Que se caracteriza por las relaciones recíprocas entre personas que la habita.

Pero hay otras esferas que son públicas, que no las habitan personas sino personajes. Y las relaciones de estos personajes con las personas de las esferas privadas no son recíprocas sino que tienen un solo sentido, de la pública a la privada y no al contrario.

La esfera pública está compuesta por el sector que dicta las normas, las hace cumplir, emite mensajes que llegan con facilidad a los administrados, pero no en sentido contrario, salvo el importe de tasas e impuestos que llega a la esfera pública sin la menor dificultad. También está compuesta por el sector cultural, que edita libros revistas, tiene emisoras de tele y radio, produce películas, teatro, espectáculos musicales, etc. Y también por el sector deportivo compuesto por clubes, competiciones, etc.

Los personajes de la esfera pública son profesionales y cobran por intervenir. Largan y largan y el público mira, escucha y lee y nunca dice nada, o si lo dice es como si no lo dijera.

Lo característico de la esfera pública es comunicar con muchos a la vez por lo que emplea una tecnología sofisticada y de gran envergadura. Mientras que los de la esfera privada comunican con pocos simultáneamente, las comunicaciones masivas son muy raras. Por lo que pueden no emplear tecnología alguna, o de emplearla es doméstica, lo cual no quiere decir que no sea sofisticada. Principalmente esa tecnología se emplea para entrar en comunicación con la esfera pública, para ver la tele, oír la radio etc.

La esfera pública es fría y distante, y para aproximarse se viste con la piel de cordero de la privada y a veces admiten intervenciones del público como los oyentes que hablan por una vez en su vida en las tertulias radiofónicas. Otras veces abre sus brazos y admite al pueblo llano, otorgándole provisionalmente el estatus de personaje. El suplemento dominical de El País del domingo pasado ofrece un ejemplo clamoroso en todo el número y especialmente en la imagen de portada que consiste en una foto de la entrada del Palacio de la Moncloa con el presidente Zapatero y cuatro personas más, con el siguiente pie de foto: “Alfredo (bombero), Laura (parada), Isabel (ama de casa), José Luis (presidente del Gobierno) y Marcela (estudiante universitaria) ¡casi nada!


Pero como las ciencias adelantan que es una barbaridad las esferas privadas pueden disponer de unos aparatos domésticos que son la hostia, que pueden darle la vuelta al mundo en un pis pas y mandar mensajes al quinto carajo y recibirlos desde tan lejos, pero no de un modo profesional o comercial, sino puramente amateur.

Ya se que los sistemas que posibilitan ese tráfico prácticamente gratuito están pensado para que sus dueños se forren con la publicidad del mercado virtual y del otro, pero el caso es que hoy por hoy quien quiera puede enrollarse o enseñar imágenes sin intermediarios que determinen lo que se puede decir, lo que no se puede, quién puede y quien no.

Ahora en la esfera privada son posibles las expresiones con alcance universal, constituyendo un estado de auténtica libertad. A ver lo que dura.



6 comentarios:

sanaysaxo dijo...

Gracias, jefe!!! Esto es un gran honor para mí! Qué alegría estar en tu esfera privada! Y que dure, que dure, que ya hay quien quiere cargarse toda esta libertad que nos da la red por ahí!

Saltes dijo...

¡¡¡Gracia a tí jefa!!!

Decididamente ganaron los fenicios y no los griegos y los cartagineses y no lo romanos y Mercurio le ganó a Júpiter y los mercaderes expulsaron a Jesus de templo.

Pero como para pescar se suele enguar (echar comida para que se acerquen los peces) Pues si uno pilla enguado y no la carnada, q está enganchada al anzuelo, puede tener ventajas y colársela a los usureros ¡hasta q caigan en la cuenta!

¡¡¡Pero mientras, ser bloguero es ser el rey del mundo entero!!!

Ana dijo...

Pues espero que no nos recorten esta libertad virtual, porque da gusto ver como gente intelgente como la que hace Salterio on line, Sana&Saxo o ¿Quien gana? pueden alegrarnos el día con la publicación de sus fantásticas ideas.
¡Enhorabuena blogers!

Saltes dijo...

Creo q estos magnates, q como Jesus han nacido en un cobertizo, son en el fondo legales...Toquemos madera.

Angelarcardona dijo...

Agradezco y agradezco haber formado parte de tu esfera privada mogollón de tiempo y mogollón de buenas cosas aprendidas, lo mejor de lo mejor.
Besazo grande Tomás y hasta la semana que viene.

Saltes dijo...

Pertenecemos a la misma esfera.