Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 5 de abril de 2009

Contra la biblofóbia, bibliofília.

Este post nº 110 del Salterio se lo dedico a los bibliófilos Nico y Jorge. EL CÓDICE JORGIANO.



Querría recordar que antes del invento de Gutemberg los libros estaban escritos e ilustrados –miniados- manualmente. Después se hicieron, y se hacen, mecánicamente, tanto la escritura como las imágenes.

Antes los libros eran únicos, y después múltiples.

Antes se hacían copias, manualmente, si se quería difundir las ideas de un libro. Después, no hizo falta copiarlos ¡nacen copiados!

Pero los libros múltiples postgutembergianos son de una casta que no es la de los pregutembergianos ¡qué le vamos a hacer?

No es que hoy no se produzcan libros como aquellos, se producen, pero son escasos. Mi nieto menor Jorge tiene uno desde el principio de este mes. Y mi nieto mayor Nico tiene otro desde hace unos años. Ahora quiere otro más.

¡Qué duda cabe que esto es un lujo! Lujo que nadie ha comprado, porque los verdaderos lujos no se pueden comprar. Se tuvo que comprar el papel (hecho a mano de 500 gramos el metro cuadrado, a prueba de los rigores mecánicos a los que, presumiblemente, lo sometería su dueño), las acuarelas, tinta, pluma y pinceles ya se compraron hace tiempo.

Algunos de vosotros conocéis a Jorge, y podéis pedirle que os lo enseñe. Mientras, y a los que no lo conocéis, os muestro unas reproducciones. Que no es lo mismo ¡ya lo sé! Pero podréis haceros una idea aproximada.
























































































9 comentarios:

Ana dijo...

Vaya regalazo!!!!!!!!!!!!!!!
Yo he tenido la suetrte de verlo al natural, incluso durante el proceso, y ¡¡¡es totalmente genial!!!
Claro que no puede tener mejor dueño que Jorge, que es también totalmente genial!!!
Aunque yo, como Nico, me he quedado con ganas de uno para mí!! :-)

rubensan dijo...

Enhorabuena, Tomás, está muy chulo el libro, y seguro que al natural gana más. Estos son los regalos que molan, los que simplemente se compran tienen menos gracia.

Saltes dijo...

Muchas gracias Ana y socio.

Efectivamente Nico quiere ese libro pero que el prota no sea Jorge sino Nico, aunque la idea de un Nico-Spiderman le mola. Así que habrá que inventarse un guión y poner manos a la obra. En cuanto a Ana, ya me hará las indicaciones pertinentes...

Isa dijo...

Hola! Doy fe de que es "El Regalo". Además de tener unos dibujos geniales desde el punto de vista de un adulto, a Jorge le entusiasma. Hoy, casi una semana después nos hemos levantado con el cuento y a la hora de la comida lo hemos vuelto a ver, siempre a petición del interesado. Ya se lo sabe prácticamente todo de memoria!

Saltes dijo...

Isa, tengo la convicción, basada en la experiencia, de q los niños tienen una capacidad para la percepción artística muy superior a la de los adultos. Tengo un sólo dato, pero es que no puedo tener más.

Cuando tenía entre 8 y 10 años iba a un colegio en el que cada día hacían un dictado de los siguientes textos: El cartero del rey y La luna nueva de Rabindranath Tagore, traducidos por Cenobia Camprubí, Platero y yo y Flor de leyendas de Alejandro Casona.

Esperaba el dictado con la ansiedad que marujos y marujas esperan el serial de moda y puedo asegurarte que entendía el metafórico texto del indio con una nitidez que hoy no tengo. Flor de leyenda la leí de mayor y no me gustó un carajo y entonces es que la vivía. Y Platero lo percibía como lo que es: literatura de calado.

He sabido en todo momento que los destinatarios de este libro son óptimos. Lo he sabido por experiencia.

idea, concepto y proceso 08 dijo...

que maravilla¡ cuantos dices que hay que cumplir para tener un regalazo asi? dos? uhhhmmmm...lo intentare¡

Saltes dijo...

Pues mira María Jesus:

Lo que tienes que haceres dividir entre dos los que tengas y te sale el número de regalos.

Lo jodido es cómo convencer a tu abuelo.

Un beso.

Angelarcardona dijo...

No puedo pasar de largo este magnífico cuento sin dejar un comentario: ¡¡magnífico, soberbio, sobresaliente...!!
Un beso Tomás.
Ángela

Angelarcardona dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.