Salterio Online

Bienvenidos al blog de Tomás Garcia Asensio también conocido como Saltés. Los que me conocen sabrán de que va esto, y los que no, lo irán descubriendo...

domingo, 9 de noviembre de 2008

Un realismo más real.

Este post, precedido por esta imagen que no es del Salterio, pero como si lo fuera, está deicado a Bernarda y a Pedro. EL COLOR QUE ESTÁ DE MODA.



Barack Obama ha puesto de moda lo moreno. Y ha puesto de moda América del Norte entre los progres. Y ha sacado de escena al KKK.

Se dice que es el primer presidente negro. Y no es verdad. Porque este señor no es negro, negro es su padre, y blanca es su madre. Él es, mestizo. Luego es perfectamente lógico que un país que es mestizo, tenga un presidente mestizo ¡Es lo que pasa siempre! Los países con mayoría de blancos tienen un jefe de estado blanco, los de negros los tienen negros, los amarillos, amarillos, etc. El caso es que USA ha dado una lección al mundo, por hacer (dejar de no hacer) lo que procede.

Claro que nada de esto es cierto, porque los negros no son negros, sino tirando a marrón. Ni los blancos son blancos, sino rosita y los amarillos rosita como los blancos.

Y queramos o no, nos metemos de lleno en el tema del racismo.

Me leí una vez en Alianza el libro de Paulette Marquer “Las razas humanas”.

Creo recordar que en ese libro se dice que efectivamente se puede hablar de razas, como tipologías humanas referidas a la geografía física. Pero como la gente viaja se forman unos batiburrillos de difícil seguimiento. Aparte de que las razas son el efecto de los viajes de las poblaciones.

Desde luego las razas de las que se habla en ese libro no tienen nada que ver con las razas del racismo, porque hay muchas razas de gente con la tez clara, y muchas con la tez oscura, por lo que el color de la tez ayuda poco a la taxonomía. Las razas tienen más que ver con las épocas en las que se perfilaron.

Todas las razas se cree que proceden de lo que se llama una “población salvaje”. Que es la que carece de rasgos generales, sino que los tiene de todas las clases. Tiene un aspecto muy parecido a la población formada gente de todas las razas que vinieran mezclándose desde hace mucho tiempo.

De una población salvaje se decantan las diversas razas. Se supone que la población salvaje de la que proceden las diversas razas humanas existió, y creo que existe aún, en el nordeste de África, por Etiopía y Sudán.

La primera raza que se decantó viajó por el sudeste de Asia y terminó en Australia, dejando un rastro de razas emparentadas.

La siguiente, con su racimo de razas correspondiente, llegó al este de Asia y de allí a América.

La siguiente, con su estela, llegó a Europa, y de ahí a América.

Y la más moderna de todas, no debe tener mucho más de 10.000 años, es la de los negros de África ¡Hace 10.000 años, seguramente, no había negros en África, ni en ningún sitio! Sus muchas variedades desplazaron a poblaciones africanas de otras razas, como los bosquimanos. Ya en época histórica se ha extendido por América y ahora podemos ver como se extiende por Europa.

Con esto quiero decir que el tema de las razas es muy complicado y tiene poco que ver con el racismo, que es una teoría peregrina y carente de fundamento.

El racismo, además de cruel y despiadado es bastante ridículo. Por eso me indigna. Sobre todo por lo que tiene de estúpido. Hombre si a causa de mi raza (ibérica de pata negra) me estuvieran tocando continuamente los cataplines estaría más jodido. Como una vez en Paris cuando un gabacho gilipollas señalaba mi piel y se sorprendía que fuera tan oscura y me miraba por eso por encima del hombro ¡será cabrón!

Los racistas tienen una lógica tan estúpida, por ejemplo: dice de Obama que es negro. Pues es tan negro como blanco. Porque si el padre es negro y la madre es blanca, será de los dos ¿o no? Parece que blanco es el que no tiene nada de negro y negro tanto el que tiene un poquito como el que lo tiene todo ¡pues vaya una lógica!

En este país estamos poco entrenados en temas de racismo ¡Había tan pocos negros hasta hace poco! Aunque ya son frecuentes.

La primera vez que vi a un negro era yo un chaval. Antes había visto dibujos, fotos, películas y al rey Baltasar en la cabalgata de de los reyes magos, que estaba tiznado con corcho quemado. Pero ese primer negro, que vi realmente, era un marinero brasileño que había llegado a Huelva en uno de esos saraos colombinos que congregaba a barcos de las armadas de muchos países americanos. Estaba rodeado de chiquillos con la boca abierta de verlo con ese color de chocolate, y lo tocaban, a ver si desteñía, supongo. Aquel hombre comprendía el asombro inocente de los chicos y no se molestaba y satisfacía amablemente la curiosidad que despertaba.

Tengo que decir por último que si conozco a un negro, y sobre todo si es amigo mío, ya no le veo cara de negro. Porque ser negro –supongo- es una cualidad general, absolutamente incompatible con lo particular ¡Tampoco veo, por ejemplo, que mis nietos sean blancos! Es que es una chorrada, de verdad.

A ver si el fenómeno Barack Obama sirve también para ir soltado esta empanada racial.









9 comentarios:

rubensan dijo...

Socio, estoy de acuerdo contigo en que el racismo, el verdadero racismo, es algo estúpido y ridículo. Sin embargo, no creo que actualmente sea un problema real, sino más bien una excusa para otras cosas.

El racismo auténtico actualmente es algo marginal. Gente que sea realmente racista queda poca (aunque algunos de los que hay sean bastante radicales). Y los demás, aunque podemos arrastrar por ahí algún pequeño prejuicillo, realmente no tenemos un racismo que pueda ser problemático.

En cambio, ahora el racismo se ha convertido en una excusa que esgrimen muchos a la mínima oportunidad. Por ejemplo, el otro día un amigo mío tuvo un roce con unos mexicanos, que tenían una actitud bastante inapropiada, y claro, en cuanto alguien les dice algo salen con que si somos racistas, que tenemos algo en contra de ellos... Y parece que tenemos que aguantar cualquier cosa para no parecer racistas. Como de costumbre, nos vamos de un extremo al otro sin pararnos en el medio, que es donde deberíamos quedarnos.

Saltes dijo...

Yo creo socio que sí hay racismo, del de la peor especie.

Racista es aquel que se pone, con los que le parece que son sus semejantes, a un lado de una raya imaginaria y en el otro lado sitúa a todos los demás, a los que considera gentuza enemiga ¡Eso es tan fácil!

Yo creo que se puede poner una raya si se quiere, a condición de que en el lado en que uno se ponga poner a todo el mundo. Eso es no ser racista y es muy difícil. Y ¿qué pones en el otro lado? Por ejemplo a los animales.

Dentro del lado en que está uno mismo se puede distinguir gente guai, capullos, etc. ¡que lo cortés no quita lo valiente!

rubensan dijo...

Bueno, si el criterio con el que decides quién está a una lado y al otro de la raya no es la raza, entonces eso no es racismo, será otra cosa terminada en ismo que dependerá de cuál sea tu criterio.

Y aún así, tampoco creo que haya una proporción relevante de gente que marque una raya y considere a los de la otra raya sus enemigos, al menos con un criterio tan arbitrario como la raza, religión o similares.

edu dijo...

Lo bueno de obama es lo que simboliza y la identificación con una poblacion afroamericana que solo un puñado de años atras sufría una discriminación brutal todavía no paliada del todo.
no importa mucho que no sea negro o blanco del todo. lo importante es lo que representa para los afroamericanos en especial y tambien para el resto del mundo que esta harto de tanta estupidez.

Saltes dijo...

Efectivamente socio si el criterio no es racial no es racismo.

Puede ser religoso que tampoco es cosa menor, o las dos cosas juntas.

Y, afortunadamente, mucha gente no está por trazar rayas. Prueba de eso es lo que dice Edu, que hace nada maltrataban a toda esta gente, y este episodio es una muestra alentadora de que la estupidez humana va en regresión ¡Ojalá!

Elena.gutierez dijo...

Bravo por la victoria de Obama. Esperemos ver algun cambio en USA. Y bravo por sus ideas y devolverle la ilusión a los americanos. Ahora bien, Yo, francamente creo que el mérito de que llegue un no blanco a la casa blanca no es de Obama. Es histórico, pero no es mérito de Obama. Ganó porque los negros le votaron, pero creo que hay que tener mucho morro para ir de su representante. Obama nació y creció en un suburbio blanco de clase media blanca, entre Yakarta y Hawai. Su padre negro se largó muy pronto (a los dos años)y fue educado por una madre blanca unos abuelos blancos y un padrastro blanco. A su familia negra con la que tiene muy poco contacto la conoció de mayor cuando decidió ir "en busca de sus raíces". Para entonces ya tenía 27 años.
En fin que de como se sobrevive en un gueto negro en USA este señor sabe lo mismo que cualquier blanco.
Yo creo en Obama y le hubiera votado de ser americana sin dudar. pero no por ser negro. Sino por plantear una alternativa que me gusta. para mi, eso es mucho más importante que hacer historia con los colores

Saltes dijo...

Ya me parecía, Elena, que Obama es como los Magnun de nata, negros por fuera y blancos por dentro. Pero ¡es un puntazo el que se han marcado los gringos! ¡¡¡Chapeau!!!
Y no tanto por la elección cromática como haber demostrado que saben cómo pasar del cromatismo. Han sabido superar lo que se creia insuperable ¡han derribado un muro!

rubensan dijo...

En USA a los negros por fuera y blancos por dentro les llaman oreos (como las galletas esas). Y bueno, yo no creo que eso pareciera un muro tan infranqueable cuando los dos últimos secretarios de estado (Collin Powell y Condoleezaa Rice) han sido negros (y más negros que Obama). Vale que este no sea un puesto que se vote directamente, pero ya es un hito, ¿no?

Saltes dijo...

Llwevas razón socio. El muro, como bien dices, ya estaba bastante derruido. Pero esto es la guinda.